martes, 31 de enero de 2012

Un mártir, también en las pantallas

Aunque no lo parezca, el pasado viernes se estrenó la película Popieluszko, la libertad está en nosotros.

Su llegada a las pantallas ya había sido anunciada hace tiempo, y más recientemente, su pre-estreno (del que me enteré tarde). Finalmente, con una curiosa invitación para verla, se estrenó el viernes.

Y aunque apenas nadie se ha hecho eco del evento, dándole toda la relevancia al resto de películas, algún oasis hay entre los medios de comunicación: sí, se trata de La Linterna en COPE.

Eso sí, no está fácil verla: por ejemplo, en Valencia capital, sólo la proyectan en los Cines Lys.

Créditos:
Cartel de la película, tomado de Religión en Libertad.
Pantallazo de la página de estrenos del viernes 27 de enero de El Mundo.

¿Abducido? Nooo… (Creo)

Hace un tiempo traje a estas páginas el tema de los platillos volantes, y poco después, ante comentarios al respecto, dejé clara mi postura al respecto.

No sé si fue anticipación o qué, pero el caso es que este pasado fin de semana ha resurgido la cuestión al publicarse diversas noticias y comentarios en internet.

Empecé a darme cuenta del asunto al leer el pasado sábado en La Gaceta que “Vuelve la pasión por lo extrarrestre”. Y el caso es que puede ser verdad. Sí, estoy hablando en serio. Lo de la pasión, digo, porque “Los Monty Python anuncian una nueva película juntos”, y es que “La película será una parodia de ciencia ficción y las películas de extraterrestres”.

Aunque no termino de ver claro lo de la parodia. Tal vez sí sea aplicable al aspecto concreto de lo ‘extraterrestre’, pero en cuanto a los objetos propiamente dichos… Recordemos que una de las explicaciones más extendidas (naturalmente no oficial) es que se trata de vehículos y armas secretas militares, y claro, después de leer también en La Gaceta, y también el mismo día, la noticia sobre las nuevas tecnologías a emplear en las operaciones militares, y ver la foto que ilustra la noticia

Sin embargo, ya empiezo a dudar sobre si no será mejor que los platillos volantes sean en realidad extraterrestres, especialmente tras saber, gracias a una anotación de elentir, quiénes pueden estar utilizando las armas secretas en cuestión.



¡Ah! Y para rematar el asunto, me entero, también el sábado, de que la portada de ABC del 5 de agosto de 1952 fue la que acompaña estas líneas.

En resumen, que estos días de ausencia en este diario no he estado abducido por ninguna nave extraterrestre, sino meditando sobre el tema.

O eso me han hecho creer.

Créditos:
Imagen de la portada de ABC del día mencionado, tomada de su hemeroteca en internet.

sábado, 28 de enero de 2012

Las hemerotecas las carga… la tinta

Haciendo como que ordeno mi hemeroteca personal (es decir, los recortes de periódico que tengo amontonados), me encuentro con una curiosa secuencia de noticias los días 12 y 13 de septiembre de 2007. La primera, a destacar, la histórica «Champions League» en que Rodríguez Zapatero situó la economía española (eso sí, guiñando un ojo).

Las otras dos son más locales de Valencia, pero también tiene su aquél. Por un lado, el superávit obtenido en la hacienda del Consell de la Generalidad Valenciana. Y por otro, la ‘ilusión’ de que la final de la Champions (la de verdad, no la de Zapatero), se jugara en 2011 en el Nuevo Mestalla, como premio a haber finalizado el gran estadio del Valencia CF cuyas obras se empezaban en esos días.

 




Lo malo es que las hemerotecas ahora dicen otras cosas: con algo de suerte, estamos en Regional (si Preferente, a punto de bajar); la hacienda del Consell volvió por donde solía, y las obras del nuevo estadio, se inician… de nuevo.


Créditos:
Imágenes de los titulares de las noticias en cuestión, tomadas de ABC y El Mundo del día 12, y ABC del día, respectivamente, los tres de septiembre de 2007, de la hemeroteca del autor.

miércoles, 25 de enero de 2012

Que fluya la vida

Hace dos semanas se publicó para general alegría, y también, orgullo, que los números de trasplantes y donantes de órganos continuaban creciendo en España.

Ésta era la cara; la cruz llegaba dos días después: en parte, precisamente por el éxito anterior, el consumo de sangre en los hospitales había crecido más que los ingresos por donaciones, además, coincidiendo en un mes como diciembre con una alteración importante de las rutinas e incluso presencia en sus residencias de la gente.

El caso, pues, es que el Centro de Transfusiones de la Comunidad Valenciana se encontró con que sólo tenía reservas para tres días, lanzando una especie de alerta y avisando a todos los donantes que pudo.

El mismo día en que leí esta última noticia, también leí el correo que me habían enviado; ambos, tarde, pues llevaba un par de días tomando alguna aspirina que otra por unos dolores de cabeza.

Sin embargo, el lunes me volvió a llegar un nuevo correo: “DONACIÓN DE SANGRE MUY URGENTE”, y en esta ocasión, también cumplido el plazo de dos meses desde la donación anterior, sí pude acercarme, ayer por la tarde, a ‘perder’ algo menos de medio kilo de peso… que ‘encontré’ en el bocadillo de jamón con que luego te ayudan a recuperarte.

Y así, junto con el flujo sanguíneo, que fluya la vida.

Créditos:
Imagen adjunta en el correo electrónico recibido acerca de las necesidades de donaciones de sangre.

martes, 24 de enero de 2012

Qué mundo el de aquellos obreros

El próximo mes de julio se cumple el 30 aniversario del comienzo de la guerra civil española. La mayoría de aquellos contendientes ven ya blanquear sus cabezas; muchos desaparecieron para siempre. Nuevas generaciones han crecido y ponen su peso decisivo en la vida nacional. Han pasado 30 años… Pero las consecuencias, las discriminaciones y responsabilidades derivadas de aquella guerra no han sido canceladas todavía. Franco y sus incondicionales, empeñascados en el poder y en el pasado, siguen gobernando con las rentas de la guerra civil y no quieren cerrar esa cuenta. Mantener, con odio irracional, su espíritu triunfalista y discriminados a los españoles en vencedores y vencidos es el IDEARIO de su política.


Eso explica que en 30 años –27 de “paz y de victoria”– no se haya promulgado la amnistía, pese al clamor popular, las reiteradas peticiones de los intelectuales y de amplios sectores de la nación. (…)
LA AMNISTÍA debe ser la cancelación total, sin reservas ni exclusiones, de las responsabilidades contraídas en uno y otro campo durante la guerra civil y en el período consecuente. Esta amnistía tendrá una importancia histórica y nacional: repararía las injusticias presentes, llevaría el sosiego a las conciencias perturbadas por el pasado y contribuiría a facilitar una solución incruenta al problema político español.
Es evidente que esta amnistía, por su alcance y significación, supondrá un triunfo de la política de reconciliación nacional frente al espíritu de guerra civil y no será promulgada de buen grado por el equipo franquista. Pero ésta no es una tarea de ellos, sino NUESTRA, de los demócratas, de toda la oposición, de todo el pueblo. Incluso de muchos que sin ser todavía opositores al franquismo ven en la amnistía un paso impostergable para la pacificación efectiva de la vida nacional. Jamás una reinvidicación tuvo más razones políticas y humanas para ser exigida, ni ofreció tanta base de coincidencia a los diversos sectores de la vida española.
(…)
En cualquier caso, los comunistas estaremos listos para contribuir con nuestras ideas y nuestra fuerza, a toda acción conjunta o convergente para alcanzar la amnistía y movilizar a las masas, al pueblo particularmente sensible a este anhelo, seguros de que su consecución es umbral obligado hacia un régimen de paz y libertades.

Qué cosas se pierde Cayo Lara por no leer Mundo Obrero.

Créditos:
Cabecera y extractos del artículo/editorial de portada, de Mundo Obrero, “Órgano del Comité Central del Partido Comunista de España”, tomados de su número 9 del año XXXVI, fechado en la primera quincena de abril de 1966, de la hemeroteca del autor (las frases en negrilla, destacadas en el original -y el subrayado, mío).

Sigue España sin reformarse

El rancio catolicismo español impide, nuevamente, el desarrollo de un próspero comercio mundial.

Una de estas acciones reaccionarias (contradicción que en España no es sino una afirmación histórica), es jaleada, lógicamente, desde COPE.

El ovejuno pueblo tinerfeño impidió hace algo más de dos siglos, el establecimiento de una misión comercial, ética y provechosa, franquiciada por la Corona Británica y liderada por el Almirante Horacio Nelson. Las trabas administrativas para el desarrollo de tan noble actitud mercantil, impidiendo el asentamiento de numerosos emprendedores que, por qué no, se lucraran ofreciendo lo que la sociedad (inglesa) demandaba, hizo, finalmente, que el Almirante torciera su brazo… y lo perdiera.

Así nos va.

Créditos:
Portada del libro El fuego de bronce, de Jesús Villanueva Jiménez, editado por Libros Libres, tomada del correo de la editorial por el que me invitaba a la presentación de la novela esta noche, en Madrid, en la Casa de Canarias, a las 20 horas (y a la que, como se ve, no he podido ir).

Hagan juego, señores

Hace quince días traje a estas páginas recuerdos de ciertos comentarios sobre casinos y desiertos.

Cosas de la vida, este pasado domingo ABC nos recordaba que las opciones de compra de los terrenos en los Monegros estaban cerca de vencer sin que el proyecto llevara visos de salir adelante.

Más cosas de la vida, en la primera reunión de que se da noticia entre la nueva alcaldesa de Madrid y la Presidenta del Gobierno de esa su Comunidad, salta como titular destacado la creación de una nueva Las Vegas, en Madrid, claro, impulsada por… la Administración.

Mira qué buenas que son, el empleo, la inversión, la pujanza de Madrid cuando en otras regiones sólo hacen el idiota, y el resto de lo habitual, como criticar a quien lo critica.

En definitiva, se trata de estimular la economía, la ética del trabajo, y la ética en el trabajo, mediante audaces proyectos de Investigación+ Desarrollo e Innovación (I+D+i[+o+t+a?]), ¿no?, cosa que tiene tan buena prensa. ¿verdad?


Sí, ya sé que recomiendan no jugar contra la banca, pero… ¿a qué juegan, señoras (y señores)?

Créditos:
Fotografía de la cinta de recogida de equipajes en el aeropuerto de Venecia, en septiembre de 2009, del autor.
Imagen de la cabecera de Libertad Digital, donde se ha destacado el botón (permanente) del Canal Póker.

¡Qué mala es la envidia!

Hoy he recibido por correo electrónico referencia del video que acompaño más adelante.

Desde luego, los hay que se ponen amarillos de envidia, ¿verdad?

domingo, 22 de enero de 2012

Vidas… confluyentes

Yo recuerdo, además, que a Víctor, Víctor Gago, a nuestro querido Víctor Gago, al hombre bueno en el buen sentido de la palabra, lo quisieron empurar los del Partido Popular, por una…, no recuerdo ahora mismo por qué fue, lo llevaron a tribunales, a citarlo y todo.

Supongo que aprovechando la ausencia del aludido, y por tanto, con mayor libertad, esto comentó el pasado 3 de diciembre de 2011, Mario Noya durante la entrevista a Federico Jiménez Losantos en el programa LD Libros, sobre su último y famoso libro El linchamiento (min. 16:16 y ss.).

El suceso en cuestión fue una demanda previa a la querella que presentó Carmen Martínez Castro (más conocida en algunos círculos como “¡Carmen, por favor…!”) por algo que había dicho Víctor Gago, y que ella consideró injurioso.

La noticia se extendió pronto al mundo humilde de internet (por ejemplo, elentir el día 2 de enero de 2009), no siendo hasta el día 4 cuando se hace eco ¡Libertad Digital! (madrugada en la que yo también traje a las páginas de este diario el asunto) [Por cierto, los enlaces al diario de Víctor Gago ya no funcionan].

Y, aunque este diciembre lo trajeran a colación, no he localizado más comentarios en ese periódico sobre este particular, mientras que elentir seguía informando sobre ¡Carmen, por favor!, quejándose del atropello, e informando de otras reacciones.

El caso es que en la misma noticia de Libertad Digital se decía, respecto del acto de conciliación, que: “El colaborador de Libertad Digital ha recalcado que en dicha citación del dos de febrero se retractará porque no va a descubrir a su fuente y, por lo cual, no aportó "ningún dato visible"”.

Lo triste, en mi opinión, es que sucediera eso: el retractarse, porque entonces quedó como mentiroso (lo de no revelar las fuentes, hay que reconocerlo, es muy socorrido en estas ocasiones). Y no ya sólo por él, sino por el grupo de comunicación: ni publicó la noticia del acto de conciliación, ni manifestó (o yo no recuerdo) un apoyo masivo a su colaborador, con todos los abogados de que fueran capaces (aunque, bien mirado, visto que entonces estaban en COPE y los resultados de las querellas contra Federico Jiménez Losantos, casi mejor que Víctor Gago se buscara otros abogados).

De hecho, sólo he encontrado una referencia a dicho acto de conciliación, en un periódico canario, y porque la busqué hace tiempo, al recordar que no sabía nada del resultado de la demanda.

Resultado que no puede, en absoluto, deducirse de lo expresado por Mario Noya y de cómo prosiguió la conversación Federido Jiménez Losantos, pues la conclusión al oírlos es que lo condenaron.

El caso es que ahora tenemos a Carmen Martínez Castro como como Secretaria de Estado de Comunicación de este nuevo Gobierno. Y a Víctor Gago como nuevo Jefe de Opinión de Libertad Digital.

Cargos que en realidad, no sé exactamente para qué sirven, pero ahí están. Y en todo caso, enhorabuena a los premiados.

Nota:
Lo curioso de toda esta historia, es que Carmen Martínez Castro fue subdirectora de La Linterna y de La Mañana, en COPE, con Luis Herrero, sí, el mismo de ((esRadio.

Y visto cómo suelen elegir y comportarse últimamente con sus subdirectores los grandes comunicadores de esa casa, debió de ser una buena profesional.

Créditos:
Imagen de la cabecera de la página de internet de LD Libros, programa de ((esRadio.

Continúa el testimonio, aunque...

De las antiquissimas Actas del martyrio de San Vicente, que trahe el eruditissimo Maestro Florez en el tom. 8 de su España Sagrada, p. 231., consta que, aviendo Daciano martyrizado al Santo en el año 304., mandó que le arrojassen al campo para que careciesse del honor de sepultura, i no pudiessen los Christianos gozar de sus reliquias. Pero por los milagros que allí obró Dios para conservar su santo cuerpo, mandó que atando a su cuello una grande muela i puesto dentro de un saco, le arrojassen en alta mar para que le devorassen las bestias marinas. Pero anticipandose la mano de Dios, llegó el sagrado cadaver a las arenas de la playa antes que pudiesse saberse aver sido arrojado en el pielago. Quedó embuelto entre las arenas hasta que apareció el Santo a una virtuosa viuda llamada Jonica, la qual, acompañada de otros muchos Christianos, llegó al lugar que le avia revelado, i sacando el sagrado Cuerpo, le depositaron en una pequeña Basilica, hasta que cessando la persecucion de la Gentilidad, i creciendo la devocion de los Fieles con la paz de la Iglesia, fue trasladado con digna reverencia a otra Iglesia extramuros de la misma Ciudad de Valencia, colocandole debajo del Altar, donde por sus meritos obraba Dios muchas maravillas.


Los mártires, como su nombre indica, lo fueron por dar testimonio de su Fe en Dios incluso hasta la muerte.

Por desgracia, el testimonio apenas es ya escuchado, y lo más que se lamenta, este año, es que la festividad de San Vicente Mártir ‘caiga’ en domingo y nos hayamos quedado en Valencia sin día de fiesta.

Créditos:
Inicio del Capítulo IV Iglesia i hospital de San Vicente, del Libro Quinto: Comprehende las casas de ordenes militares i de estudios, hospitales, cofradias i casas de oracion i otras, de la obra Antiguedades de Valencia, “escribiólas en 1767 Fr. Josef Teixidor”, tomado de la edición facsímil realizada por París-Valencia en 2001.
Fotografía de la ofrenda floral en honor al Santo, ante el monumento con los instrumentos de su martirio (cruz y rueda de molino), situado en la calle de su nombre, ante el (todavía) edificio de San Vicente de la Roqueta, restos de la antigua iglesia y hospital de San Vicente Mártir, en Valencia, al día siguiente de la festividad de San Vicente Mártir del año 2009.

Bajo una continua lluvia de flechas

Tras la vuelta del verano, se publicó la noticia de que el obispo de San Sebastián había asistido a la JMJ en Madrid acompañando a un grupo de presos de Martutene, un acto más de la pastoral penitenciaria. La noticia tuvo, en general, la repercusión que se le quiso dar… a las conclusiones ya pre-establecidas, especialmente por cierto comunicador (mencionado en los comentarios de la noticia enlazada), quien, desde entonces, además, no pierde ocasión de recordar su particular visión de los hechos cada vez que le sirve en la exposición que tenga en curso.

Así, Monseñor Munilla, por si no tenía bastante con el odio y desprecio de muchos de sus convecinos y de bastantes de sus supuestos feligreses, pudo añadir un cachito más a la palma del martirio (incruento, eso sí) que porta desde su nombramiento por el Papa.

Este sábado, día 21, ha tenido lugar en San Sebastián un homenaje a Gregorio Ordóñez, asesinado por la ETA hace ya 17 años. El homenaje ha sido tributado por su familia y políticos, mayoritariamente, compañeros suyos del Partido Popular (lo que hace más curiosa la elección de la fotografía que ilustra la noticia, con un político que ni siquiera es mencionado en el cuerpo de la noticia).

Aun no estando presente en dicho homenaje, Monseñor Munilla sí tuvo en su recuerdo a Gregorio Ordóñez, víctima del terrorismo, y, como si dijéramos, mártir laico de la libertad, en la homilía que pronunció durante la Eucaristía del día anterior con motivo de la celebración del Santo Patrono de la ciudad, San Sebastián quien, por esas cosas de la Vida, es Mártir de la Fe.

Las víctimas deben ocupar un lugar central en el camino hacia la paz y la reconciliación, de forma que no añadamos nuevas injusticias a las ya cometidas”, dijo el prelado, entre otras cosas, según se recoge en otro de los pocos medios que se han hecho eco de sus palabras.

Y es que la lluvia de flechas verbales tanto lo es por los exabruptos que se dicen (acción), como por las reseñas que se callan (omisión).

Créditos:
Fotografía del Martirio de San Sebastián, óleo de Pedro de Orrente (1580-1645), existente en el altar central de la Capilla dedicada al Santo, en la Catedral de Valencia, de agosto de 2010, del autor.

Papá, ¿por qué…?

La Semana de la Moda de Berlín sirve de precalentamiento para el maratón de moda que es el mes de febrero.

Así empieza la noticia publicada por ABC este viernes, día 20. Lógicamente, al leer lo del ‘precalentamiento’ (fenómeno tal vez en línea, más bien, con el vestido de las fotos del periódico), me vino a la memoria cuando hace dos años, paseando entre el fresquillo de la Unter den Linden de la capital berlinesa, pudimos ver la carpa identificada con el nombre del certamen, muy tranquila de día, y más animada de noche, como bien podían atestiguar las nubes con que estaba el cielo encapotado.


Curiosamente, el pasado lunes mi hijo me preguntó:

«Papá, ¿por qué en los desfiles de moda, se visten con ropas que nadie se pone luego?»

Créditos:
Secuencia de fotografías de la carpa de la FashionWeek Berlin 2010, de día y de noche, y de la iluminación nocturna del cielo, en enero de 2010, del autor.

sábado, 21 de enero de 2012

¡Chiquillo!

Otra particularidad de Sevilla es su especial divisa formada por la palabra No, el dibujo de una madeja y la sílaba Do, divisa que significa no madejado ó no me ha dejado, que aparece sobre todos los monumentos, en los bajos relieves de las piedras, en los adornos de las rejas y de las puertas, y que tiene su origen del reinado de Alfonso el Sabio, y acredita la fidelidad de Sevilla en defensa de la causa de aquel rey.

La referencia a un origen durante el reinado de Alfonso el Sabio (o más exactamente, durante el final del reinado), según parece, es más legendaria que histórica, aunque es un hecho la presencia de la divisa por toda Sevilla.

Y también es un hecho la aplicación de la misma («No me ha dejado») en mi memoria.

Y es que hace justo un año, sobre estas horas, tras aterrizar en el aeropuerto de Sevilla, pudimos conocer, en toda su grandeza sevillana, a Bate.

¡Ea, ahí es ná!

Créditos:
Extracto de la obra Plano y guía del viajero en Sevilla, de Emilio Valverde, publicada en Madrid (ca. 1885), tomado de la edición facsímil realizada por París-Valencia en 2005 (pág. 12)
Fotografía de la divisa NO8DO en la fachada del Ayuntamiento del Sevilla, en enero de 2011, del autor.

viernes, 20 de enero de 2012

Ahora se ve, ahora no se ve

En la aventura El Templo del Sol, Tintín, el Capitán Haddock y el Profesor Tornasol acaban prisioneros de los incas, quienes, conforme a sus leyes y para preservar la seguridad del Templo del Sol, los van a sacrificar al Sol. Casual y oportunamente, Tintín es conocedor de la cercanía de un eclipse de Sol, lo que da pie a la siguiente secuencia:


De modo similar, en su novela Un yanqui en la corte del rey Arturo, Mark Twain nos relata cómo su protagonista, acusado de brujería, aprovecha su conocimiento de astronomía para salvarse de la pira.


Asimismo, en Al otro lado de la esfera, Consuelo Jiménez de Cisneros, nos cuenta, en esta ocasión no con personajes de ficción o legendarios, sino históricos, un eclipse salvador, aunque ahora, de luna:
La vida se volvía dura y peligrosa. No podían moverse de los barcos, pues si salían en pequeños grupos eran atacados, y si el grupo era numeroso, el ataque lo recibían las naves. Los indígenas buscaban hacer prisioneros para forzar difíciles negociaciones: promesas, nuevos regalos… ¿Qué hacer?
La suerte se alió con el almirante. Consultando sus cartas, Colón averiguó que pronto habría un eclipse de luna. Convocó a los caciques más hostiles de la zona en una hermosa playa y allí les dijo:
- Dios os va a castigar por ser nuestros enemigos. La luna se va a ir del cielo si no os arrepentís.
Esta argucia surtió efecto. Los indios de Jamaica no tenían conocimientos astronómicos. Cuando comprobaron que, en efecto, la luna desaparecía, imploraron a Colón para que se la devolviera. Y éste, naturalmente, lo logró con el compromiso de que los españoles serían respetados.

Hay que señalar que, si bien los dos primeros casos son, lógicamente, ficticios, es muy posible que se basaran en el tercero, el cual sí sucedió realmente:
La situación era alarmante, pero Colón logró salvarla mediante una estratagema ingeniosa, hoy célebre. Por un ejemplar, que tenía a bordo, del calendario de Joannes Müller, conocido por Regiomontanus, sabía que el 29 de febrero de 1504, año bisiesto, habría eclipse total de luna. Hizo llamar a los caciques indios para aquella noche, anunciándoles una importante comunicación, y se dirigió a ellos en tono grave y solemne, como hombre acostumbrado a hablar en nombre del Señor. Escena única en los anales del mundo: el casco oscuro del navío inmóvil e inútil, tan gotoso y crujiente y dolorido como su primer navegante; el agua tropical pesada y caliente, ondeando perezosamente sobre sus costados; erguido sobre su castillo de popa, alto, pálido, triste y grave, el Gran Cacique Blanco; y en grupos sueltos, unos sobre la playa, otros en el mismo navío, los indígenas, estatuas vivientes, sueltos y esbeltos, reflejando la tenua luz del crepúsculo sobre su piel lustrosa, modelada por los músculos ágiles y por las caobas vivientes de sus espaldas. Un indio de la nao, que había aprendido bastante de la lengua jamaicana para trasladar a los indígenas de la isla el sentido más o menos transfigurado de las palabras cristianas, estaba al lado de Colón.
El Gran Cacique Blanco les habló del Dios a quien servían apuntando al cielo donde lo creía morar; les previno de que les amenazaban grandes calamidades si no seguían prestando a los españoles el auxilio de su pacífico comercio, pues aquel Dios protegía a los blancos, y les anunció que, como signo de su disgusto para con ellos, el Dios de los blancos quitaría aquella misma noche la luna de los cielos. El intérprete miró al jefe blanco temiendo no haberle comprendido. ¿Llevarse a la luna del cielo? ¿Será broma o veras? El indio sonríe, enseñando una ringlera de dientes blancos. Pero Colón sigue sombrío y triste, sin notar siquiera la vacilación de su intérprete. El indio, tan pronto le mira a él, tan pronto le mira a los indígenas, y al fin, sin saber a qué atenerse, pasa el enigma a los jamaicanos. Los aborígenes, sorprendidos primero, se sonríen después y aun se ríen unos, mientras otros discuten la extraña noticia. Todavía les agita la conversación cuando ven la luna elevarse a oriente. Gran alegría saluda entre ellos el orbe de plata porque, en el fondo, aun los que se habían sonreído y reído habían pasado su miedo por si el Gran Cacique Blanco decía verdad. Colón sigue solemne y silencioso. Los españoles que le rodean contemplan el espectáculo en silencio; alguno que otro sonríe discretamente. De pronto, el Gran Cacique Blanco, que tiene ante sí una ampolla de vidrio medio llena de arena, levanta la mano y señala con el índice a la luna.  Todos los ojos se clavan en el orbe de plata. Ya el orbe no es un orbe; por su borde inferior ha comenzado a desaparecer en la noche negra. El asombro ensancha los rostros de los indígenas, y poco a poco la sombra va comiéndose la faz, otrora redonda, del astro; el astro va cayendo en un vacío más-allá, a través de una hendidura del globo celeste: el asombro pasa al miedo, el miedo al pánico. Entre lágrimas y gritos, los indígenas piden perdón y prometen lealtad constante al poderoso Cacique Blanco. Colón se retira a su camarote para hablar con el Señor, dando tiempo a que pase el eclipse y reaparece poco después, a tiempo para señalar los primeros rayos de plata del rostro de la luna que vuelve a brillar en el cielo de la reconciliación.
Así quedó resuelto, por el momento al menos, el conflicto indio.

Una de los requisitos de una teoría científica es su capacidad no ya de explicar lo ocurrido, sino de predecir (y acertar, claro) en situaciones futuras. En este sentido, no puede decirse que el Calendario o las Efemérides de Regiomontanus fallaran (afortunadamente para Colón), siendo de resaltar que dichas obras se habían publicado dos años antes de la muerte de su autor, es decir, en 1474, y por tanto, treinta años de su uso en este caso.

Siendo más de destacar, aun si cabe, que la obra De revolutionibus orbium coelestium, de Nicolás Copérnico, comenzara a fraguarse en 1507, y se publicara póstumamente en 1543.

Es decir, y en resumen, que Colón se salvó (dentro de cuarenta días se cumplirán 508 años) gracias a las correctas predicciones de una teoría astronómica, como la de Ptolomeo, que, científicamente, empezó a ser cuestionada ¡tres años después de su teatral comprobación empírica!

Créditos:
Secuencia de la aventura de Tintín El Templo del Sol, de Hergé (según traducción de Concepción Zendrera), tomada del álbum correspondiente a la vigésima edición (2003) realizada por Editorial Juventud.
Secuencia de Un yanqui en la corte del rey Arturo, de Mark Twain, según adaptación en forma de tebeo (ilustraciones de Félix Carrión Cenamor y textos de José Antonio Vidal Sales), publicada originalmente en 1970 por Editorial Bruguera como número 5 de la colección Joyas literarias juveniles, y recogida en el volumen número 44 de la nueva colección Joyas literarias juveniles, publicada por Editorial Planeta entre 2009 y 2010, de donde se ha tomado.
Extracto del capítulo El último periplo de Al otro lado de la esfera de Consuelo Jiménez de Cisneros, en edición de Edelvives como número 78 de la colección Alandar (pág. 160)
Extracto del capítulo XXXI Último adiós a la tierra prometida, de la obra Vida del Muy Magnífico Señor Don Cristóbal Colón, de Salvador de Madariaga, según edición de Espasa-Calpe, de 1975 (pp. 476-477).
Fotografía del retrato de Cristóbal Colón, óleo sobre lienzo de autor anónimo del siglo XVIII, existente en el Archivo General de Indias de Sevilla, por donación del Duque de Veragua en 1814, de enero de 2011, del autor.

Anda con una cara, pobre

Hace un mes, como resultado de la votación en el Congreso de Diputados, Mariano Rajoy salió elegido Presidente del Gobierno.

Congreso de Diputados configurado, a su vez, como resultado de las elecciones generales de, asimismo, un mes antes.

Y si así seguimos retrocediendo en el tiempo, llegaremos a cierto momento en el que se publicaron estas dos tiras de Mafalda.


Lo dicho, retrocediendo en el tiempo llegamos a… ¿ahora mismo?

Créditos:
Tiras de Mafalda, tomadas de Todo Mafalda, recopilatorio editado por Lumen en 1992 (pág. 496 de la edición de 1996).

jueves, 19 de enero de 2012

Semos muchismos

Para este pasado otoño, la ONU había decidido que oficialmente ya fuéramos siete mil millones sobre la faz de la Tierra, que se decía antes, aunque vete tú a saber.

Curiosamente, o no, durante los muestreos realizados con carácter previo a la festividad de Reyes, hojeando una agenda para este año, ‘tematizada’ con Mafalda, pude ver la tira, de hace sus cuarenta años, que se muestra a continuación.


No sé cómo habrá acabado Felipe con su paternidad, pero, lamentablemente, hay que reconocer que no estuvo muy fino dando esperanzas sobre el porcentaje de tontos. Al menos, por estos andurriales.

Créditos:
Tira de Mafalda, tomada de Todo Mafalda, recopilatorio editado por Lumen en 1992 (pág. 96 de la edición de 1996).

miércoles, 18 de enero de 2012

Los tiempos están cambiando

Esta noche ha tenido lugar la entrega de los premios Samuel Hadas, que premian la contribución a la amistad España-Israel. Han sido varias las personas y entidades premiadas, siendo de destacar lo heterogéneo del espectro; de hecho, supongo que durante el acto y posterior cena, habrán departido amigablemente personas que, fuera de este entorno, no tienen ningún problema en atacarse a fondo.

Lo extenso del abanico, desde el deporte a la intelectualidad, desde los nacionalistas furibundos a los internacionalistas racionales, permite abrigar esperanzas en relación tanto con la lacra del antijudaísmo, como, en general, con la de la intolerancia.

Al menos, en un tiempo y un lugar, la palabra ‘judío’ no se ha utilizado como un insulto

Eso, ahora, lamentablemente, ha quedado, en algunos otros lugares, pero en estos tiempos, para la palabra ‘católico’.

Créditos:
Fotografía de la Neue Synagoge, en la Oranienburger Strasse de Berlín, (parcialmente destruida en la noche del 9 de noviembre de 1938 durante la Kristallnacht, y terminada de reconstruir en 1995), en enero de 2010, del autor.

Leo, leo… ¿Qué lees?

Ayer coincidieron dos noticias sobre los libros y la lectura, que voy a relacionar ahora.

Por un lado, la noticia publicada en ABC sobre los libros más vendidos, según un estudio de Bookscan Nielsen:
«El método Dukan ilustrado» del famoso dietista Pierre Dukan, e «¡Indignaos!» de Stephane Hessel, están en los primeros puestos de la lista de los libros más vendidos, según los datos que arroja Bookscan Nielsen. A continuación sitúan la novela de «El prisionero del cielo» de Ruiz Zafón y «El tiempo entre costuras» de María Dueñas.

No he localizado una lista más completa, por lo que sólo puedo hacer referencia a las que publica en su sección Libros más vendidos la revista Qué leer. Como se puede observar, en algunos meses se muestra la relación por orden de mayor número de ventas, pero sin indicar la cifra.

Y es que, una cosa curiosa que nunca he entendido es este aspecto del tema de las listas de los libros más vendidos: en contraposición con las listas de las películas más vistas, por ejemplo, no hay una sola lista que dé cifras.

De hecho, yo mismo, en un par de ocasiones, he intentado saber algo de ciertas cifras de ventas, y las respuestas vinieron a ser algo así como: «Nasti de plasti», lo que podría traducirse como: «Cada editorial lleva sus cuentas, y nadie se molesta en preguntar y recopilarlas».

La otra noticia es acerca de los lectores/compradores. Se ha publicado en El confidencial bajo el llamativo título de “Conocemos a una persona por los libros que tiene en su casa” (es decir, versión comprador -o heredero-), aunque luego los comentarios psicológicos los hacen respecto de los lectores.

Y hasta aquí puedo escribir, que luego todo se lee.

¡Ah, sí! Comienza el juego: ¿Con qué letrita?

lunes, 16 de enero de 2012

Entre peñas y maleza

Antes de iniciarse la reunión de la Junta Directiva, en una entrevista con la cadena de emisoras Punto Radio, Fraga fue preguntado sobre si Mariano Rajoy tiene el liderazgo necesario para ser el próximo presidente del Gobierno de España. El senador popular respondió: «Esperemos que sí».
El presidente de honor del PP confió, además, en que España encuentre pronto «nuestro Sarkozy» y, cuestionado sobre si puede ser Rajoy, replicó que «puede ser el señor Rajoy, pero hace falta que se lo proponga». «No tengo nada más que decir», puntualizó.

De este modo empezaba un pequeño artículo publicado en El Mundo el 11 de septiembre de 2007, en relación con la Junta Directiva Nacional del Partido Popular celebrada el día anterior y en la que se había proclamado a Mariano Rajoy como candidato a la Presidencia del Gobierno ante las, entonces, previstas elecciones generales a realizar en marzo de 2008.

Esta tarde he oído a Luis Herrero corrigiendo en la tertulia de su programa los comentarios sobre la relación entre Fraga y Rajoy, diciendo que se llevaban bastante mal, ya incluso, desde los tiempos en que Rajoy fue presidente de la Diputación de Pontevedra. En cambio, esta noche he creído entenderle a César Vidal que Rajoy era un hombre de Fraga.

La cosa, en realidad, me trae sin cuidado, pero por lo publicado en El Mundo hace cuatro años y pico, no parece que Fraga tuviera en muy buena consideración a Rajoy.

Lo que sí he llegado a entender claramente, cuando he vuelto a oír Es la noche de César, ya casi al final, tras la lectura de varios mensajes de oyentes hablando bien de Fraga ha sido el… gélido silencio que ha irrumpido desde los tertulianos.

Como no he oído el programa entero no sé si alguno lo habrá dicho, pero en todo caso, lo digo yo: Descanse en paz, don Manuel.

Créditos:
Extracto de la noticia publicada en El Mundo el 11 de septiembre de 2007 sobre la reunión de la Junta Directiva Nacional del Partido Popular celebrada el día anterior.
Fotografía de Mariano Rajoy y Manuel Fraga, juntos en la presidencia de la Junta Directiva Nacional del Partido Popular, celebrada el 10 de septiembre de 2007, de Ignacio Gil, publicada en ABC al día siguiente, de la hemeroteca del autor.

Quien guarda,…

Hoy me he encontrado con este anuncio de septiembre de 2007.

Como puede observarse, se trata de una colección de la editorial Alba titulada Guías del escritor. En el anuncio figuran los 18 primeros títulos, pero me parece que llevan ya unos 25 o por ahí.

Pues eso, que quien guarda, aunque sea más tarde que temprano, siempre tiene... aunque para mí que falta un título.

Sí, algo así como ¿Cómo publicar?

Créditos:
Anuncio publicado en Magacine, dominical de La Vanguardia, distribuido en Valencia por Levante, el 9 de septiembre de 2007.

El ése, ¿tiene razón?

Aunque el título de esta anotación esté inspirado en otra aventura de Astérix, la que ahora toca traer a la memoria es Astérix y el caldero, y en particular, la escena en el banco de Condate.


(Más que nada, por aprovechar la presencia en España de Monsieur Sarkozy, sin perjuicio de otras cuestiones)

Créditos:
Secuencia de Astérix y el caldero, aventura de Astérix en ilustraciones de Uderzo según guión de Goscinny (con traducción de Víctor Mora), tomada de la edición de Grijalbo/Dargaud, de 1986, de Las aventuras de Astérix (volumen 4).

Los lunes al… prado

Ven al Prado hoy. El Prado abre de lunes a domingo.
(…) El Prado abre sus puertas los siete días de la semana a partir del 16 de enero.
Ven al Prado hoy, mañana, pasado… y disfruta cada día de una obra nueva, descubrre un detalle, una nueva historia. El Prado, museo de obras maestras, es el hogar por excelencia de los grandes nombres de la pintura occidental, Tiziano, Rubens, Velázquez y Goya. Y, en torno a ellos, toda una constelación de otros artistas míticos y extraordinarios, el Bosco y Patinir, Rafael y el Greco, Ribera y Murillo.
53 días más al año para venir al Prado.

El pasado sábado se incluía con la prensa un encarte del Museo del Prado anunciando su nuevo calendario de apertura, del que se han tomado los párrafos anteriores.


No sé si con esta medida se conseguirá evitar que se formen las colas del último día (por ejemplo, cuando la exposición de Patinir en 2007, a las dos de la tarde), pero sí se evitarán las colas antes de las nueve de la mañana (como cuando la exposición de Francis Bacon), más que nada porque ahora abrirá a las diez.

Pero la noticia, hoy, es que hay 53 días más… bueno, este año, 54, que para eso es bisiesto, como se puede observar en el encarte en cuestión, que es un calendario para este año 2012, que ni pintado.

Y los lunes del mes de enero, con el patrocinio de Telefónica, disfrutarás gratuitamente del privilegio de inaugurar la apertura pública de las colecciones del Museo este día de la semana por primera vez en su historia.

Créditos:
Textos tomados del encarte publicitario del Museo del Prado, patrocinado por Telefónica “Benefactor del Programa de Atención al Visitante”.
Montaje de dos fotos de las colas para entrar en el Museo del Prado, con motivo de las exposiciones de Patinir (el 7 de octubre de 2007, último día de la exposición), y de Francis Bacon (el 21 de marzo de 2009), del autor.

domingo, 15 de enero de 2012

O tempora, o mores


Justo a tiempo me he podido enterar esta noche de que en Intereconomía se emitía un programa especial sobre el Valle de los Caídos.

Con independencia de comentar con tranquilidad lo en él dicho y expuesto, sí hay una cosa que me ha llamado la atención, visto que en la actualidad, y como no sólo dice uno “la economía lo es todo”.

Según se ha dicho, la financiación del monumento de reconciliación tuvo tres líneas principales:
La primera, el sobrante habido en el fondo general de apoyo a la causa nacional recolectado durante la guerra, evidentemente, en la zona bajo control nacional (entre otras cosas, las alhajas donadas por tantas y tantas familias)
La tercera, donativos expresos realizados por particulares ya durante la construcción del monumento.

Y la segunda fue una prolongación del método utilizado para reconstruir la Ciudad Universitaria de Madrid: sorteos especiales de la Lotería Nacional a beneficio de las obras.

Y es que había una directriz clara y rotunda en aquel entonces: el monumento no debía costar un céntimo a los Presupuestos del Estado, que ya tenían muchas cosas que hacer y rehacer.

Como ahora.

Créditos:
Fotografía de la Cruz y Monasterio del Valle de los Caídos, tomada desde Cercedilla en julio de 2008, por el autor.

Y ahora, ¿dónde los pongo?: Fiesta de los niños

Una vez superada la festividad de los Reyes Magos, procede dar cuenta de las incorporaciones consiguientes, empezando por las de los niños, claro, porque ellos sí han sido buenos.



Lo cual viene muy a cuento de la noticia publicada ayer, y de la serie de nuestra amiga S.Cid acerca de la literatura juvenil (entregas uno y dos).

Créditos:
Portadas de los libros en cuestión.

sábado, 14 de enero de 2012

Y ahora, ¿dónde los pongo?: Ésta es otra Historia

En su momento, comenté que en mi último viaje a Madrid pude encontrar abiertas, entre otras, las puertas de la Real Academia de la Historia. Lógicamente, entré; además, a su Servicio de Publicaciones.

Gracia hecha del catálogo de publicaciones, que era gratuito, cargué la mochila con otras tres obras más, llevándome, junto a ellas, la sorpresa de que una de éstas me resultó gratis por no sé qué promoción o similar que se me pudo aplicar.

Cerca de cumplir tres meses de aquello, y por tanto, casi convertido en Historia, traigo esta anotación, traspapelada entonces, y recuperada gracias a la anterior sobre Correos (pues uno de los envíos era, precisamente, a la Real Academia de la Historia).

     

Créditos:
Portadas de las obras en cuestión.

¿Llegar a buen puerto… franco?

Los lectores de cierta edad recordarán el sello cuya imagen acompaña estas líneas. Su abundante presencia en aquella época no fue, como podrían pensar algunos, el motivo de que se llamara ‘franqueo’ a poner los sellos oportunos en el correo, por mucho que diga la Real Academia Española que ‘franquear’ procede, efectivamente, de ‘franco’.

El otro día tuve que acercarme a un estanco para comprar un sello, pues el que tenía ya acopiado en casa no conseguía encontrarlo. Me percaté de que el valor facial del mismo estaba sustituido por una ‘A’, en lo que parecía un pequeño homenaje a la Puerta de Alcalá, motivo del sello. Pero no era así: según me dijeron en el estanco, se trata de una alternativa ya que tras la reciente revisión de tarifas, aún no se habían publicado los nuevos sellos. Esta versión me la han confirmado esta tarde en Correos, tras enseñar, casi a modo de disculpa, el sello ya adherido al sobre.

Y es que esta tarde he tenido la oportunidad de acercarme a Correos, no a recoger una carta de amor, sino para convertirme yo en remitente (y hasta aquí puedo escribir).

Curiosamente, preparando uno de los envíos, mientras dejaba pasar a un chico con mucha prisa y agobio, me entero de que, al menos en esa Estafeta, no tenían sellos, no les habían llegado.

El problema para el mozo es que los necesitaba, no para enviar en ese mismo momento unas tarjetas postales, sino más tarde, por lo que la alternativa de marcarlas como franqueadas no era válida, tenía que ir a un estanco.

Poco más tarde, llegando a la planta baja, desde las escaleras mecánicas (la estafeta se encuentra en un centro de El Corte Inglés), veo pasar al chico. Consigo localizarlo y le acompaño al estanco, donde hago de intermediario (sin comisión) entre él y la estanquera.

Muchas gracias y todo eso, y hasta otra.

La casualidad es que tenían el coche parado… a la puerta del estanco.

Y el origen del jaleo es que él es un marinero ruso, a bordo de un barco cuyo capitán es polaco, y el asunto postal era un encargo de éste. Las prisas, supongo, se debían a que lo mismo se quedaba en tierra.

Espero que lleguen bien todos los envíos, los míos (a la Comunidad de Madrid), y los del capitán (u otros), a Polonia.

Nota final:
Prácticamente lo primero que he visto al regresar a casa, ha sido el sello extraviado. Que ya no me vale él sólo, claro.

Créditos:
Imagen de un sello de una peseta, de la serie básica de aquel entonces (Francisco Franco), aún adherido a una carta propiedad del autor.
Imagen de un sello sin valor facial (aunque costó 0,36 euros), comprado el otro día.

Un (ya conocido) Episodio Nacional

El pasado lunes, la viñeta de Antonio Mingote en ABC nos traía al recuerdo el fenómeno de los cesantes, tan habitual en el siglo XIX galdosiano (casualmente el mismo día en el que el periódico daba notica de la reapertura en Las Palmas de su Casa-Museo tras una reforma).

Fenómeno fruto del sectarismo de los partidos políticos de la época, con el que, en cada cambio de Gobierno iban a la calle ingentes cantidades de personas que trabajaban en la Administración por el claramente evaluable hecho de ser simpatizantes del partido perdedor, y eran remplazadas por otras cantidades similares, cuyo único mérito era su simpatía por el partido vencedor.

Este baile se conservaba muy liberalmente (así se llamaban los partidos en cuestión), hasta que alguien pensó que tal vez fuera bueno que un escribiente lo fuera por ser bueno en eso, sin depender del partido en el Gobierno. Esta ocurrencia tan aburrida tuvo como resultado la creación de la especie “funcionario”.

No obstante, cada vez son más las voces que claman contra esta especie, pidiendo su práctica extinción, para lo cual, en una primera instancia, propugnan despidos masivos de funcionarios, con el argumento, básicamente, de que son funcionarios.

Mientras volvemos a los tiempos galdosianos, el problema, en estos momentos, es otro.

Muchos de los exterminadores a que he hecho referencia hablan de lo elevadas y preocupantes que son las cifras del paro. Sin embargo, hace tiempo que a esas cifras no les ponen caras, con nombres y apellidos. Lo más parecido que he visto recientemente es la imagen que nos trajo Caragüevo, por lo que tal vez haya que recordar imágenes reales, por ejemplo, la portada de ABC de allá por el 16 de octubre de 1976.

Dirán aquéllos, y no les falta razón, que qué es eso de estarse quietos en una cola, en vez de estar buscando (o inventándose) un trabajo, o yéndose al extranjero. Pues sí, pero el problema es que cada vez hay menos sitios donde preguntar, porque se está destruyendo todo el tejido productivo del país, cosa de la que no veo que nadie diga nada o se queje (serán cosas de la nueva economía), y si a eso añadimos la fuga de cerebros (además de la más famosa de capitales), habremos sentado todas las bases para que, como parece que busca más de uno, España ya no pueda levantar cabeza y quede a expensas de lo que decidan un par o tres de cabezas extranjeras (aunque más de uno las confunda con eso de “los mercados”).

Créditos:
Viñeta de Antonio Mingote en ABC del pasado día 9 de enero de 2012, de la hemeroteca del autor.
Imagen de la portada de ABC del día 16 de octubre de 1976, tomada de la hemeroteca del periódico en internet.

miércoles, 11 de enero de 2012

Traslada, que algo queda

Dedicado a una futura intérprete en conferencias y grandes eventos similares.
Créditos:
Tira de Mafalda, tomada de Todo Mafalda, recopilatorio editado por Lumen en 1992 (pág. 45 de la edición de 1996).