lunes, 30 de abril de 2012

Muchas felicidades


Y es que son 29.586 días maravillosos.

La calidad no es caprichosa

… … …

«No quería que [Goya] fuera el personaje principal.»

Se fijó en la Condesa-Duquesa de Benavente (Duquesa consorte de Osuna) «por el ensayo de la Condesa de Yebes» (La Condesa-Duquesa de Benavente. Una vida en unas cartas, de Carmen Muñoz Roca-Tallada, editado por Espasa-Calpe en 1955, y actualmente descatalogado).

Con la historia actual «hay muchos paralelismos», también en la novela «los caprichos se van diluyendo conforme avanza la trama». Y es que «tenemos que reflexionar sobre nuestra historia, para no caer en lo mismo».

Una cosa propia del momento fueron los afrancesados, y cómo, como ahora en otras simpatías, dejaron rápidamente de serlo e incluso, pasaron a no haberlo sido nunca. Sin embargo, hay documentos. José I anuló todas las Reales Órdenes (salvo la del Toisón de Oro), y constituyó una sóla: la Real Orden de España, conocida como la Orden Real de la Berenjena por el color de la banda. Pues bien, esta Orden se concedía, lógicamente, a los afrancesados que sirvieron a José I, y sobre este tema trabajó hace tiempo en un ensayo en el que se recoge la relación de ‘ganadores’.

Aspecto importante en la vida de los Duques de Osuna fue su matrimonio, la unión que había en él: “Gracias a Dios todavía hay matrimonios muy sólidos” (la negrita es mía). Circunstancia que recuerda la protagonista cuando, ya viuda, está preparando la boda de su hija Manolita, la pequeña.

Y como mecenas, la actitud de la Condesa-Duquesa era la mejor: «pinta lo que quieras».

Sobre este aspecto, en un videochat que tuvo lugar el pasado miércoles, comentó:
“P- Buenas tardes, enhorabuena de antemano por el éxito. ¿En qué te basaste para escribir esta historia y cuéntanos acerca de los personajes, ¿con qué personaje te identificas en el libro? (Mónica).
R- Con la Condesa Duquesa de Benavente o Duquesa de Osuna porque siempre tuvo sed de sabiduría y quiso ayudar como mecenas a todos los artistas que conoció.

Alguien del público le alabó que, mientras leía la novela, conseguía «vivir dentro del ambiente». Reconoció que precisamente eso «es lo que quiere conseguir», y que «es un piropo decírselo».

Esta cualidad suya como escritora también surgió en el videochat:
«P- Muchas veces me pregunto, que es lo que hacéis los escritores, compositores, cineastas etc.. como podeis y que sentidos usais para poder ser tan creativos? (Isaac).
R- Intento sumergirme de lleno en la época, el momento y la persona que estoy describiendo. Palpar, ver,oler y saborear lo mismo que el protagonista. Siempre procurando no cometer anacronismos. En definitiva el secreto está en vestirse con su piel.»

Esta búsqueda del detalle apropiado también la tiene en el vocabulario, muy cuidado en la elección de las palabras: «las busco a propósito».

El pasado martes 24, tuvo lugar la sesión del Club de Lectura de Ámbito Cultural de El Corte Inglés dedicado a Almudena de Arteaga y su novela Capricho. Yo, confiando en una hora, me presenté, lógicamente, tarde, y con el libro sin leer (y, sólo con un día, casi sin tocar). Sin embargo, hubo quien sí se lo había leído, y sí llegó con tiempo suficiente, y a él me remito (pues, además, también ha llegado antes a publicarlo).

Para ‘compensar’ mi tardanza, Almudena de Arteaga tuvo que salir disparada para no perder el AVE a Madrid… por lo que yo me perdí su firma.

Sin embargo, visto lo visto y oído lo oído, lo que no pienso perderme es su lectura.

Créditos:
Fotografía de Almudena de Arteaga durante la sesión del Club de Lectura (con la 'A' de Almudena y Arteaga), del autor.

domingo, 29 de abril de 2012

Investi(vi)ga en el ojo propio

Por lo que se ve, el programa Debates en Libertad de esta madrugada, en ((esRadio-Libertad Digital ha tenido como tema de debate la universidad española.

El debate (supongo) no lo he oído aún, será cuestión de tiempo y ganas, pero sí me llama la atención una cosa.

El pasado miércoles se publicó la noticia de que:
Científicos españoles han identificado la molécula que utiliza el VIH para propagarse por el organismo, un hallazgo que facilitará la creación de nuevos fármacos más eficaces para frenar la acción del virus y que supone también un paso más en el desarrollo de la vacuna para erradicar el sida.

No sé el éxito que pueda tener este hallazgo en un futuro más o menos cercano, pero sí sé que esto de la investigación científica es algo en donde hay que poner el acento.

Y es que seguro que tienen razón, la universidad e investigación españolas están muy mal.

De hecho, llevan desde el miércoles, en Libertad Digital, sin poner la tilde en la molécula de marras.
Créditos:
Detalle del pantallazo de la noticia, el pasado jueves día 26, y que aún sigue igual.

¡Buenos días… tarde!


El caso es que ni es el día ni son horas; lo mejor, pues, será despertar del sueño.


¡He dicho que hay que despertar del sueño!


¡Nada! ¡Hay quienes creen que por ser guapos pueden seguir durmiendo!


¡Y encima, la bella se nos va a Moscú!


Pero…, todo este baile, ¿a qué viene?


Créditos:

sábado, 28 de abril de 2012

¡Hola, hora!

Hace ya bastantes años, a finales de septiembre, un grupo de amigos nos fuimos en un Ford Fiesta a París. Un domingo, cuando bajábamos a desayunar nos encontramos con un francés… y nadie más: ese fin de semana era cuando se había atrasado la hora, y claro, nos habíamos convertido, involuntariamente, en madrugadores.

Este recuerdo horario me vino a la memoria el pasado lunes cuando vi en la marquesina de una parada de autobús un anuncio de Adidas con escenas de diversos deportistas en distintas ciudades y momentos del día. El caso es que aún no sé qué hora es la de Chicago.

Por la tarde de ese lunes, también tuve otra sesión horaria: hicimos tarde pues comprobamos la hora en el móvil de mi hija, el cual… aún llevaba la hora de Londres.

Así, pues, no es de extrañar el desajuste horario que llevo esta semana.

Créditos:
Detalle del anuncio de Adidas, del autor.

¡Y vuelve a resoplar…!

Planetary Resources is establishing a new paradigm for resource discovery and utilization that will bring the solar system into humanity’s sphere of influence. Our technical principals boast extensive experience in all phases of robotic space missions, from designing and building, to testing and operating. We are visionaries, pioneers, rocket scientists and industry leaders with proven track records on—and off—this planet.

Este párrafo nos da la bienvenida en la página de Planetary Resources, empresa recientemente dada a conocer y según la cual “hay más de 1.500 asteriores cercanos y accesibles. «Vamos a desarrollar naves robóticas a bajo coste para analizar esas rocas. Aprenderemos todo lo que podamos de ellos. La minería asteroide puede sonar a ficción, pero es solo la ciencia», aseguran”.

En realidad, la minería espacial no es sólo ciencia, también es literatura, o mejor dicho, tebeo. Será cuestión de enrolarse en New-New Bedford,… y no cruzarnos con el capitán Ahad, o similar.

Créditos:
Imagen del Arkyd Series 200 – Interceptor: “Interceptor, a low cost asteroid mission that enables accelerated exploration”, tomada de la página de Planetary Resources.
Textos tomados de dicha página y de la noticia publicada por ABC.

Curiosidades constitucionales (V): Sin renovarse, morir

Artículo 376.
Para hacer cualquiera alteracion, adicion ó reforma en la Constitucion será necesario que la diputacion que haya de decretarla definitivamente, venga autorizada con poderes especiales para este objeto.
(…)
Art. 379.
Admitida á discusion, se procederá en ella bajo las mismas formalidades y trámites que se prescriben para la formacion de las leyes, despues de los cuales se propondrá á la votacion si ha lugar á tratarse de nuevo en la siguiente diputacion general: y para que asi quede declarado, deberán convenir las dos terceras partes de los votos.
Art. 380.
La diputacion general siguiente, prévias las  mismas formalidades en todas sus partes, podrá declarar en cualquiera de los dos años de sus sesiones, conviniendo en ello las dos terceras partes de votos, que ha lugar al otorgamiento de poderes especiales para hacer la reforma.
Art. 381.
Hecha esta declaracion, se publicará y comunicará á todas las provincias; y según el tiempo en que se hubiere hecho, determinarán las Córtes si ha de ser la diputacion próximamente inmediata ó la siguiente á esta, la que ha de traer los poderes especiales.
(…)
Art. 383. La reforma propuesta se discutirá de nuevo; y si fuere aprobada por las dos terceras partes de diputados, pasará á ser ley constitucional, y como tal, se publicará en las Córtes.
Art. 384.
Una diputacion presentará el decreto de reforma al Rey, para que le haga publicar y circular á todas las autoridades y pueblos de la Monarquía.

Con el transcrito artículo 384 finaliza el Capítulo Único del Título X De la observancia de la Constitucion, y modo de proceder para hacer variaciones en ella, y con ellos, finaliza la propia Constitución de 1812.

Hace cuarenta días que se celebró el bicentenario de la Pepa, la cual, en su artículo 375 estipulaba que “hasta pasados ocho años de hallarse puesta en práctica la Constitucion en todas sus partes, no se podrá proponer alteracion, adicion ni reforma en ninguno de sus artículos”, y a continuación, detalla el procedimiento para ello.

Como puede observarse, el procedimiento de reforma de la Constitución es algo farragoso, resultando mucho más sencillo el llevado a cabo en su día por Fernando VII: se anula toda y santas pascuas.

En esto, en lo del procedimiento farragoso, coincide con lo establecido en la vigente Constitución de 1978 para modificar determinados Títulos, no cualquier artículo como en la de 1812. Especialmente, coinciden en que las reformas deben ser aprobadas por otras Cortes distintas a las que las hubieren aprobado inicialmente, Cortes que deben ser convocadas expresamente con tal objeto (“poderes especiales para hacer la reforma”-art. 380).

Curiosamente, ni las Cortes convocadas en 1810 que alumbraron la Constitución de 1812, ni las Cortes elegidas en 1977 que alumbraron la Constitución de 1978, tenían dichos poderes especiales o Constituyentes.

Y así, sin haberlo votado los electores en aquellos entonces, se encontraron con una Constitución que, en 1812, tampoco fue sometida a referéndum.

Cosas que no recuerdo que hace cuarenta días nadie recordara.

Créditos:
Textos de la Constitución de 1812, tomados de la edición facsímil realizada en el año 2001 por la Editorial Maxtor (de Valladolid), sobre un ejemplar de la biblioteca de Santiago Arribas Parra.
Portada del número 137 de Nueva Revista, con un especial dedicado al bicentenario de la Pepa.

Esta tarde…

Dicho… y sucedido.
Créditos:
Fotografía del chubasco de hace un rato en Valencia, del autor.

Actualización del 1 de mayo:
No sólo el sábado, también el domingo por la tarde decidió suceder (la madrugada del lunes no cuenta, menos mal).
Créditos:
Gráfico de la lluvia acumulado diariamente tomado de la página del Ayuntamiento de Valencia..

Cuando el dibujo supera la realidad

ABC ha organizado un concurso en recuerdo de Antonio Mingote, que consiste en responder cuál de las tres viñetas seleccionadas es mejor y por qué.
Yo he votado por la número dos, que es la aquí mostrada, y aunque veo que una mayoría de votos es para la número 3, también hay quien la ha votado hace poco, y coincido con su respuesta:
«Porque nos recuerda cómo la realidad está perfectamente mostrada en un dibujo... de Antonio Mingote.»

Si alguien se anima, pues venga, por poco, pero aún está a tiempo.

Créditos:
Viñeta de Antonio Mingote, recogida en Antonio Mingote. Antología ABC.

jueves, 26 de abril de 2012

Fraternidad deportiva

Hoy me ha llegado por correo electrónico esta fraternal imagen entre dos deportistas. ¡Qué bonito!, ¿no?
Otro compañero de ellos, además, parece que se va a dedicar a la comedia, o mejor dicho, se la están dedicando.

Créditos:
Imagen que circula por internet, de autor desconocido por mí.

Alit lectio: Carta a un policía

Apoyándose en el codo para incorporarse, cogió la carta del padre Baddeley del cajón de la mesita y la leyó atentamente por vez primera. El anciano debía de rondar los ochenta; ya no era joven cuando, hacía treinta años, llegó a la aldea de Norfolk en calidad de ayudante del padre de Dalgliesh, tímido, incapaz, enloquecedoramente ineficaz, aturdido por todo menos por lo fundamental, pero siempre fiel a sus  firmes creencias. Era sólo la tercera carta que Dalgliesh recibía de él. Estaba fechada el 11 de septiembre y dirigida a:
Mi querido Adam:
Sé que tienes mucho trabajo, pero te agradecería grandemente que vinieras a verme, pues querría pedirte consejo profesional sobre un asunto.”

Curiosamente, por casualidad o no, la recepción por parte de Adam Dalgliesh, comandante de Scotland Yard, de una carta desencadena la trama de la novela La torre negra… la cual recibí yo por correo hace un tiempo.

Dalgliesh recordó la conversación tan claramente como si él fuera todavía aquel muchacho de diez años y el padre Baddeley, un hombre maduro que ya aparentaba una edad indefinida, estuviera sentado aquí ante su escritorio.
- ¿Entonces no es más que un diario corriente, padre? ¿No trata de su vida espiritual?
- Esto es la vida espiritual, las cosas corrientes que se hacen todos los días.

Se trata de una novela policíaca… pues el protagonista es un policía. Y es que, en realidad, todo el transcurso de la trama es una acumulación de circunstancias que son sospechosas únicamente porque coinciden en el entorno en el que vive el padre Baddeley a quien el comandante Dalgliesh no llega a ver pues había fallecido once días antes.

- Supongo que para su trabajo la hora de la muerte siempre es importante y por eso está acostumbrado a averiguar ese dato, pero, ¿acaso importa en la vida real? Lo que importa es que uno muera en estado de gracia.

La novela se inicia con la buena noticia para el comandante Dalgliesh de que no padece leucemia. Esta cercanía a la muerte, afortunadamente superada, tal vez es la que marca en la trama una continua presencia de la religión, no sólo por la, ya espiritual, del padre Baddeley, sino por las actitudes del pequeño núcleo humano que constituye Toynton Grange, residencia privada para personas imposibilitadas, en donde era capellán el padre Baddeley.

- Es un sitio pequeño, no una de esas instituciones enormes e impersonales. El que lo lleva está muy bien considerado y fundamentalmente es una organización religiosa. Anstey no es católico, pero van con frecuencia a Lourdes. Eso te gustará; quiero decir que a ti siempre te ha interesado la religión. Es uno de los temas en los que no hemos coincidido. Seguramente yo no comprendía tus necesidades como debiera.
Ahora podía ser indulgente con ese pequeño punto flaco. Se le había olvidado que le había enseñado a pasar sin Dios. Su religión había sido una de esas posesiones de las que, sin darle importancia, sin comprenderlas ni valorarlas, la había despojado. (…) No podía fingir que le había costado gran esfuerzo renunciar a aquellas ilusiones reconfortantes que le habían inculcado en la escuela primaria de St. Matthew, que había asimilado tras las cortinas de terylene de la sala de estar de su tía, en Alma Terrace, Middlesbrough, con sus imágenes sagradas, su fotografía del papa Juan y la bendición papal  enmarcada de la boda de su tía y su tío. Todo aquello formaba parte de una infancia de huérfana, plácida, no desgraciada, que ahora le resultaba tan distante como una orilla extranjera una vez visitada. No podía regresar porque ya no conocía el camino.

Dalgliesh sugirió que, en cualquier circunstancia, era sorprendente que Anstey no se hubiera convertido al catolicismo. Millicent constestó con vehemencia:
- Entonces se debatió en una intensa batalla espiritual. –Su voz se hizo más grave y empezó a vibrar con un eco de fuerzas cósmicas enzarzadas en la lucha mortal–. Pero yo me alegré de que decidiera permanecer fiel a nuestra Iglesia. Nuestro padre –su voz retumbó con semejante acceso de fervor exhortatorio que Dalgliesh, sobresaltado, se imaginó que iba a lanzarse a una plegaria dirigida al Señor– se hubiera disgustado muchísimo. Era un gran feligrés, comandante Dalgliesh, de la Iglesia evangélica, naturalmente, No, yo me alegré de que Wilfred no nos abandonara.

P. D. James nos describe la vida y las inquietudes de las personas que gestionan, residen y colaboran en Toyton Grange poco a poco, centrando en cada momento la atención en una de ellas hasta que tenemos el cuadro completo, incluyendo las desavenencias que con mayor o menor intensidad hay entre todos ellos. Y consigue con sus descripciones físicas, de ambiente o de ánimo, que nos interesemos, con sus “cosas corrientes”, por esa “vida espiritual” de la pequeña comunidad.

Como hemos comentado, la novela es policíaca porque el protagonista es policía. De hecho, también el comandante Dalgliesh viene a reconocerlo así:
Hubiera sido muy fácil recoger sus cosas y marcharse al piso de Londres. Allí, por encima del Támesis en Queenhythe, estaría fresco y libre. (…) Nada lo retenía en Toynton; se lo repetía con testaruda insistencia mientras descansaba la cabeza en el frescor del pequeño cristal cuadrado que colgaba sobre el fregadero y que debía de haberle servido de espejo para afeitarse al padre Baddeley. Probablemente era alguna caprichosa secuela de la enfermedad lo que le volvía a la vez tan indeciso y tan reacio a marcharse. Para haber decidido no regresar a las pesquisas, estaba haciendo una buena imitación de una persona entregada a su trabajo.

Y sin embargo,… hay caso.

Créditos:
Portada y extractos de La torre negra, novela de P.D. James, según traducción de Mª José Rodellar, tomados de la edición de octubre de 2011 realizada por Ediciones B para el sello Zeta Bolsillo (pp. 15-16, 32, 89, 60, 200-201, 230-231).

Alit lectio: Anto(nio)logía

Este pasado domingo, ABC puso a nuestra disposición un librito a modo de antología de los dibujos, numerosísimos, que Antonio Mingote ha publicado en ABC, en Blanco y Negro y en los dominicales que con diverso nombre ha editado el periódico.

Como no podía ser de otro modo, en la antología se muestra cómo Antonio Mingote toca la vida cotidiana, la sencilla y tierna, y la difícil e incómoda;


...



nos muestra el mundo de la política, con fina ironía o con cruda descripción;

... y siempre apoyado en su libertad de conciencia y expresión, e incluso, llegado el caso, en la libertad de prensa.





Una interesante e ilustrativa antología que, no obstante, tratándose de Antonio Mingote, necesariamente se hace corta.

Créditos:
Portada y diversas viñetas de Antonio Mingote. Antología ABC.

¿Me libro de la Feria?

A estas horas, se supone, se está inaugurando la Feria del Libro de Valencia.

Créditos:
Viñeta de Antonio Mingote, recogida en Antonio Mingote. Antología ABC.

miércoles, 25 de abril de 2012

Que así es la rosa


Créditos:
Fotografía de la rosa que dieron como detalle del Día del Libro en la librería París-Valencia, del autor.

martes, 24 de abril de 2012

Un, dos, tres,… cuarenta


Aunque las emisiones de televisión en España fueran en blanco y negro, siempre había trazos de color... y humor, como se demostró tal día como hoy, de hace cuarenta años. La melodía llegó más tarde.

¡Cómo pasa el tiempo!

Si otros países copiaran a España, Europa registraría "un desarrollo muy positivo", comentó el ministro, según testigos de sus declaraciones.

En la noticia publicada el pasado sábado en La Gaceta se puede leer el párrafo anterior, en relación con unas declaraciones del ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

Los motivos que tenga este caballero para decir lo que ha dicho los ignoro.

También ignoro si entre los motivos está el que se celebre por aquí la Oktoberfest, o que avancemos tanto que lo de octubre lo celebremos… ya en abril.

Créditos:
Fotografía de un anuncio de la celebración de la Oktoberfest en Valencia, entre el 19 de abril y el 6 de mayo, de este viernes día 20, del autor.

lunes, 23 de abril de 2012

Y ahora, ¿dónde los pongo?: Bueno, un día es un Día

Historia, historia novelada, historia re-creada,... una investigación original, y unos investigadores originales.





Créditos:
Portadas de los libros comprados por la ocasión.

Humor… crítico

Créditos:
Viñeta de Antonio Mingote, recogida en Antonio Mingote. Antología ABC.

Éxito (geográfico) de público

Como hemos podido leer en la segunda parte de El Quijote, la obra fue un éxito de público, aunque tristemente, sólo se conservan diecisiete o dieciocho ejemplares de la primera edición, según comenta Martín de Riquer en una de sus notas a la edición ya reseñada.

Sin embargo, una cosa no tan conocida es que el éxito fue tal que hubo una segunda ‘primera’ edición de El Quijote, y tan inmediata como que fue en el mismo año 1605. Sólo que no fue en Madrid, sino en Valencia.
Tal vez por eso no sea tan conocida, pero no hay por qué preocuparse: en Valencia tampoco es que se sepa (la placa y el nombre de la calle son de hace tiempo).

Créditos:
Fotografía de la placa conmemorativa de la impresión en Valencia de El Quijote por Pedro Patricio Mey, con motivo del tercer centenario de la primera edición, al comienzo de la calle de San Vicente Mártir, de diciembre de 2008 (pero aún está la placa), del autor.

Día a día, aun rozados, hay cariño

Los libros estaban alineados en el suelo, apoyados contra los cortes delanteros y con los lomos bien a la vista. Juntos formaban un mosaico de pieles, cartones, telas y pergaminos de tamaños variados. Los florones y los tejuelos de las encuadernaciones más lujosas tachonaban las hileras con incrustaciones doradas. Los nervios les daban relieve y los entrenervios, color. Abundaban los tonos oscuros, sobre todo el negro y el azul marino, pero de vez en cuando chispeaban a la vista los rojos, los verdes y los amarillos. Ocupaban el suelo de toda la habitación. Silverio se sentó en una mecedora de enea, cerca de la puerta, junto a una pila de contenedores de plástico con cierres herméticos que había comprado en Madrid para la ocasión. No quería que ninguna otra plaga de insectos volviera a darse un banquete de celulosa a costa de aquellos ejemplares que estaban bajo su custodia. La encargada del almacén le acercaba los volúmenes de cinco en cinco, él les echaba un vistazo detenido y los clasificaba de acuerdo con su estado de conservación.(…) Pasaron por sus manos, durante varias horas, códigos, tratados, monografías, compilaciones, enciclopedias y, de vez en cuando, alguna rareza bibliográfica que llamaba la atención por la antigüedad o la belleza de sus cubiertas. Un ejemplar del siglo XVIII, Viage al Estrecho de Magallanes, de Pedro Sarmiento de Gamboa, le impresionó poderosamente. Sus páginas interiores, hechas con fibra de algodón, tenían la misma textura que los billetes de curso legal y habían resistido la voracidad de la plaga con orgullosa impunidad. El libro estaba en perfecto estado. Lo hojéo sin ninguna prisa y se entretuvo leyendo un sobrio relato que el autor había detallado en su bitácora.

Abrió la bolsa y extrajo su contenido. A los pocos segundos tenía entre sus manos un ejemplar único, una joya bibliográfica nunca vista hasta entonces. Se trataba de un manuscrito de poco más de treinta centímetros de largo y casi veinticinco de ancho. La cubierta era una placa de madera, forrada con piel de distintos colores y decorada con relieves de marfil, plata y oro. Tenía engarzadas esmeraldas, rubíes, zafiros y perlas, Estaba en un excelente estado de conservación. (…)
Con una extremada delicadeza fue pasando uno a uno los gruesos pergaminos de color púrpura. Eran hojas rectangulares dobladas por la mitad y metidas unas dentro de otras. Estaban cosidas por su doblez. Algunas de ellas estaban iluminadas por miniaturas de impresionante expresividad dibujadas con pigmentos de minio. Las letras capitulares estaban decoradas con peces y pájaros de colores rojos, amarillos y verdes. El texto, en latín, estaba escrito a tres columnas con letras de plata en minúscula visigótica. Daba la impresión de que era un mero pretexto para la creación de una excelsa obras de arte.

Todo indica que fueron estos párrafos de su novela los que indujeron a preguntar a Luis Herrero en la reunión del Club de Lectura de Ámbito Cultural de El Corte Inglés si se debían a su carácter bibliófilo.

En cualquier caso, su carácter amable quedó acreditado al aceptar firmar en un ejemplar (éste del siglo XXI) del Viage.

¡Ah! Sobre su bibliofilia, dijo que su aprecio por los libros no llegaba a esos niveles.

Créditos:
Extractos de la obra de Luis Herrero-Tejedor Algar Los días entre el mar y la muerte, editada en mayo de 2011 por La esfera de los libros (pp. 103-104 y 334).

Portada y dedicatoria en el ejemplar, Viage al Estrecho de Magallanes por el Capitan Pedro Sarmiento de Gambóa en los años de 1579 y 1580 y Noticia de la expedicion que despues hizo para poblarle, impreso en Madrid, en 1768, en la Imprenta Real de la Gazeta, de la edición facsímil realizada por JdeJ Editores en 2011.

¡Al cole, al cole!

Créditos:
Viñeta de Antonio Mingote, recogida en Antonio Mingote. Antología ABC.

Es duro lo del precio

Yo, Juan Gallo de Andrada, escribano de Cámara del Rey nuestro señor, de los que residen en su Concejo, certifico y doy fe que, habiendo visto por los señores dél un libro intitulado El ingenioso hidalgo de la Mancha, compuesto por Miguel de Cervantes Saavedra, tasaron cada pliego del dicho libro a tres maravedís y medio; el cual tiene ochenta y tres pliegos, que al dicho precio monta el dicho libro doscientos y noventa maravedís y medio, en que se ha de vender en papel; y dieron licencia para que a este precio se pueda vender, y mandaron que esta tasa se ponga al principio del dicho libro, y no se pueda vender sin ella  Y para que dello conste, di la presente en Valladolid, a veinte días del mes de diciembre de mil y seiscientos y cuatro años.

Tasa: “La tasa debía figurar forzosamente en todo libro impreso, y establecía su precio, que no fijaban el impresor ni el librero, sino el Consejo Real”.

En papel: “o sea, en pliegos sin encuadernar”.

Lo que no se dice en las notas (más allá de que los 290 maravedís son 8 reales y 18 maravedís, es decir, ocho reales y medio aproximadamente, y que la moneda de ocho reales es el famoso peso o duro); lo que no se dice es si ese algo más de un duro, era mucho para la época o qué.

Lo que sí es seguro es que entonces, tal día como hoy, el precio se mantendría fijo y no podrían comprar con un 10% de descuento (aunque sí es cierto que el tasador perdonó medio maravedí en el total del precio).

Créditos:
Texto de la Tasa con que se imprimió por primera vez El Quijote.
Notas correspondientes de Martín de Riquer.
Tomados ambos de la edición realizada por Editorial Planeta, con motivo del cuarto centenario de la publicación de la novela, según edición y notas de Martín de Riquer, ilustrada por Antonio Mingote (tomo 1).

Ingenio e hidalguía

Y así debe de ser mi historia, que tendrá necesidad de comento para entenderla.
- Eso no –respondió Sansón–; porque es tan clara, que no hay cosa que dificultar en ella: los niños la manosean, los mozos la leen, los hombres la entienden y los viejos la celebran; y, finalmente, es tan trillada y tan leida y tan sabida de todo género de gentes, que apenas han visto algún rocín flaco, cuando dicen: «Allí va Rocinante». Y los que más se han dado a su lectura son los pajes: no hay antecámara de señor donde no se halle un Don Quijote: unos le toman si otros le dejan; éstos le embisten y aquéllos le piden. Finalmente, la tal historia es del más gustoso y menos perjudicial entretenimiento que hasta agora se haya visto, porque en toda ella no se descubre, ni por semejas, una palabra deshonesta ni un pensamiento menos que católico.

Créditos:
Extracto del Capítulo III del Libro II de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes y Saavedra
Ilustración de Antonio Mingote, relativa a la escena narrada.
Tomados ambos de la edición realizada por Editorial Planeta, con motivo del cuarto centenario de la publicación de la novela, según edición y notas de Martín de Riquer, ilustrada por Antonio Mingote (tomo 5, pp. 852-854).

domingo, 22 de abril de 2012

Mal vamos a empezar


Éstos, en cambio, no tienen que irse a Barcelona: ni siquiera en el ABC de Madrid (y Sevilla) se atreven a hablar del Día del Libro.

Créditos:
Detalles tomados del anuncio de Alfaguara, publicado ayer en la contraportada de ABC Cultural.

Poliglosia rápida

Recuerdo en mis tiempos de empezar a aprender el inglés la confusión que había, debido a la semejanza en un caso, entre ‘delante’ y ‘enfrente’, pues instintivamente se traducía la segunda palabra por ‘in front of’. También es cierto que una de las causas de confusión en mucha gente es que en realidad no distingue entre ‘delante’ y ‘enfrente’, teniendo que recurrir a explicarles que si hay que cruzar la calle, entonces es ‘enfrente’:

enfrente de opposite (to); mi casa está ~ del colegio my house is opposite the school, my house is across the road from the school

delante de in front of; había un camión ~ del cine there was a lorry in front of the cinema

Yo estaba muy contento por todavía recordar esto, hasta que el pasado mes de enero vi un anuncio de McDonald’s en el que se traducía ‘enfrente de’ por ‘in front of’. No sé si es que las cosas han cambiado o qué. Ya se lo preguntaré a mi hija cuando regrese de Londres, pues, además, al menos el viernes, comieron en un McDonald’s (“Gracias a Dios”, según nos dijo por teléfono).

Lo que creo que tardaré bastante en preguntarle es si, efectivamente, en español, ‘España’ se dice ‘Aquí’, al menos en Cataluña.

Nota:
Por cierto, por cierto, la palabra poliglosia no la recoge el DRAE, pero queda bien, ¿no?

Créditos:
Ejemplos tomados del Diccionario Español-Inglés English-Spanish (The Collins Spanish Dictionary), editado por Grijalbo (sexta edición, de 2000).
Fotografía de un anuncio de McDonald’s sobre una cabina telefónica, en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, de enero de 2012, del autor.

Faena, con F de… fútbol

Tras la Feria de Abril y en vísperas (entiendo) de la Feria de San Isidro de 1957, Antonio Mingote publicó en ABC esta viñeta.
Como no podía ser de otra manera, el gran dibujante, y maestro, dejó constancia de que las pasiones estaban cambiando, ¿verdad?

Actualización:
"Mingote es serio como El Viti, con esa forma castellana de andar en la cara del toro. Mingote es El Viti del humor gráfico, con la gracia sonriente de Bienvenida para traerse al toro y el trazo firme de Chenel para quebrarlo."

Créditos:
Viñeta de Antonio Mingote publicada en ABC el 7 de mayo de 1957, con ‘redifusión’ en ABC el 13 de abril de 2012, ésta, de la hemeroteca del autor.
Extracto del artículo de Ignacio Ruiz Quintano en la contraportada de Antonio Mingote. Antología ABC.

Ab Urbe Condita

Tales fueron los primeros establecimientos de donde parece haber salido la ciudad de Roma. Esta no fue, hablando con propiedad,fundada de una vez como cuenta la leyenda: edificar Roma no ha podido ser obra de un día. ¿De dónde procede, pues, su preeminencia política, tan precoz entre las demás ciudades latinas, siendo así que todo parecía impedirlo por la constitución física del suelo? En efecto, el suelo es en Roma menos sano y menos fértil que en las inmediaciones de las demás ciudades del Lacio. Allí no prosperan ni la viña ni la higuera, y las fuentes vivas son raras y pobres. (…) El territorio estaba además expuesto a las frecuentes inundaciones del río, que no tenía una corriente lo bastante rápida hacia el mar y que, al verse engrosado por los torrentes que bajan de la montaña en la estación de las lluvias, refluía a los valles y a las depresiones del terreno que media entre las colinas, formando allí numerosas marismas. Por sí misma, esta región no ofrecía atractivo alguno al emigrante. Hasta los antiguos reconocían que si la colonización se había establecido en aquel suelo malsano y poco fértil, no había sido espontánea y naturalmente; en una palabra, que solo la necesidad o un motivo especial e imperioso había podido determinar la fundación de Roma. La leyenda parece también acreditar la extravagancia del hecho; de aquí la fábula de la construcción de la ciudad por una cuadrilla de tránsfugas procedentes de Alba al mando de dos príncipes de sangre real, Rómulo y Remo. ¿No debe verse en este cuento el esfuerzo sencillo de la historia primitiva intentando explicar el raro establecimiento de Roma en un lugar tan poco favorecido por la naturaleza, y queriendo al mismo tuempo enlazar los orígenes de la ciudad a los de  la antigua metrópoli del Lacio? La historia verídica y severa debe ante todo desechar todas estas fábulas que ni siquiera tienen el mérito de un bosquejo poético. Pero al avanzar, no se le podrá negar que saque del examen de las circunstancias locales, si no el relato exacto de la fundación de Roma, por lo menos la razón de sus progresos tan admirables y rápidos, y la explicación del rango que ha ocupado entre las ciudades del Lacio.

Pues a pesar de todo esto, hace 07:53 horas que ha finalizado el día en el que se celebra la efemérides de la fundación de la ciudad de Roma.

Créditos:
Extracto del capítulo IV Orígenes de Roma, del Libro I Desde la fundación de Roma hasta la caída de los reyes, de la Historia de Roma, de Theodor Mommsen (tercera edición de 1861), según la traducción de A. García Moreno (de 1876), tomado de la edición de RBA Coleccionables en 2005 para la colección Grandes obras de la cultura (pp. 71-72)
Fotografía de la Loba Capitolina, con Rómulo y Remo, en los Museos Capitolinos de Roma, de septiembre de 2011, del autor.

El júrgol es asín

El pasado domingo hicimos en casa una porra sobre el resultado del clásico de esta pasada noche.

Los resultados apuntados fueron diversos y dispares:
3-1 / 0-5 / 1-3 / 3-0 / 1-2 / 0-3 / 4-1 / 3-2 / 2-2

Como puede verse, el total quedó empatado: cuatro victorias por un lado, otras cuatro por el otro, y un empate.

El ganador, no se sabe de qué, fue mi sobrino y ahijado, que no sólo comenta libros sino que acierta en el fútbol.

En cambio, yo, ateniéndome a que estaba en uso la quinta acepción de la palabra, me decanté por esa cifra. Está claro que se me fue la manita.

Créditos:
Relación de apuestas facilitada por mi hermano.
Fotografía del saludo de Guardiola a Mourinho, antes del partido, tomada de Libertad Digital.

sábado, 21 de abril de 2012

Puertas abiertas, pero sin exageración

Hace justo tres años que publiqué una anotación acerca de cómo nos encontramos, de casualidad, con la jornada de puertas abiertas en la Biblioteca Nacional en Madrid. Esa Jornada me la he encontrado este año… pero en el periódico.
En esto, la viñeta de Mingote tiene razón: con tanta biblioteca, un día como éste, de puertas abiertas,… no habría quien aguantara la corriente de aire.

Créditos:
Viñeta de Antonio Mingote publicada en ABC el 12 de noviembre de 2011, de la hemeroteca del autor.

Señales de radio… ¿o de humo?

Hace diez días que salió el EGM del invierno. La audiencia de la radio, en general, ha subido: he leído en no sé dónde, que es algo habitual consecuencia de la meteorología adversa, que se dice, por la que la gente se ha recluido más, y por ello oye… la radio.

Bueno, pues yo voy con el mío.

En el periodo correspondiente a esta oleada ha coincidido que, contrariamente a la tónica general, tengo una muestra menor de lo habitual consecuencia de haber requerido un menor número de veces el servicio del taxi. Y encima, los taxistas tampoco han contribuido mucho al estudio, pues 8 de los 19 iban con la radio apagada. Las cifras por emisoras y franjas horarias son las siguientes:
Aunque he ido al taller y pasado por la ITV, en ninguno de los casos tenían la radio puesta (o, al menos, de forma que yo pudiera identificar la emisora), por lo que no entran en el estudio.

A efectos de la estadística, el taxista que cambió de emisora, no cuenta en la emisora abandonada sino en la que llegada.

Como puede verse, aunque no figura en el EGM, ABC Punto Radio sí figura en el mío particular, mientras que no hay oyentes en ((esRadio en el mío propio, y tampoco figura en el EGM, aunque estaba anunciado.

Hay de todo, especialmente la alegría que decide tener COPE; en cambio, en el Grupo Libertad Digital no he encontrado noticia al respecto, y supongo que no estarán los tiempos como para gastarse el dinero como hace un año.

Lo que ya no sé es si ése será también el motivo de la evolución de la parrilla en ((esRadio.

Y es que a mediados de febrero dejaba de emitirse en la tarde del domingo Por tierra, mar y aire, un programa sobre cuestiones de defensa y situación internacional en general; tras Semana Santa, nos quedábamos a mitad del camino hacia el sur; y esta mañana se ha anunciado (min. 04:24) que con el mes, dejaremos de estar de fin de semana.

Que Nuria Richart deje En casa de Herrero (aunque sólo se sepa por ella) y se incorpore al equipo de Sin Complejos (ya hay quien le llama El arca de Noé), ya no se sabe de qué puede ser señal.

Salvo que sea señal de que se va a perder la señal…

Créditos:
Tabla de mi EGM particular (primera oleada de 2012)

¡Qué ocurrencia!



Créditos:
Detalle de la portada de ABC Cultural de hoy.

jueves, 19 de abril de 2012

Habemus Papam

Nos hemos reunido para una fiesta de la fe. Ahora, sin embargo, surge la pregunta: ¿Pero qué es lo que creemos en realidad? ¿Qué significa creer? ¿Puede existir todavía, de hecho, algo así en el mundo moderno? Viendo las grandes «Sumas» de teología redactadas en la Edad Media o pensando en la cantidad de libros escritos cada día a favor o contra la fe, podemos sentir la tentación de desalentarnos y pensar que todo esto es demasiado complicado. Al final, por ver los árboles, ya no se ve el bosque.
Es verdad: la visión de la fe abarca el cielo y la tierra; el pasado, el presente, el futuro, la eternidad; por ello no se puede agotar jamás. Ahora bien, en su núcleo es muy sencilla. El Señor mismo habló de ella con el Padre diciendo: «Has revelado estas cosas a los pequeños, a los que son capaces de ver con el corazón» (cf. Mt 11,25). La Iglesia, por su parte, nos ofrece una pequeña «Suma», en la cual se expresa todo lo esencial: es el así llamado «Credo de los Apóstoles». Se divide normalmente en doce artículos, como el número de los Apóstoles, y habla de Dios, creador y principio de todas las cosas, de Cristo y de su obra de la salvación, hasta la resurrección de los muertos y la vida eterna. Pero en su concepción de fondo, el Credo sólo se compone de tres partes principales y, según su historia, no es sino una amplificación de la fórmula bautismal, que el Señor resucitado entregó a los discípulos para todos los tiempos cuando les dijo: «Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espítirtu Santo» (Mt 28,19).
Esta visión demuestra dos cosas: en primer lugar, que la fe es sencilla. Creemos en Dios, principio y fin de la vida humana. En el Dios que entra en relación con nosotros, los seres humanos; que es nuestro origen y nuestro futuro. Así, la fe es al mismo tiempo esperanza, es la certeza de que tenemos un futuro y de que no caeremos en el vacío. Esto es lo primero: nosotros simplemente creemos en Dios, y esto lleva consigo también la esperanza y el amor.
La segunda constatación es la siguiente: el Credo no es un conjunto de afirmaciones, no es una teoría. Está, precisamente, anclado en el acontecimiento del bautismo, un acontecimiento de encuentro entre Dios y el hombre. Dios, en el misterio del bautismo, se inclina hacia el hombre; sale a nuestro encuentro y así también nos acerca los unos a los otros. Porque el bautismo significa que Jesucristo, por decirlo así, nos adopta como hermanos y hermanas suyos, acogiéndonos así como hijos en la familia de Dios. Por consiguiente, de este modo hace de todos nosotros una gran familia en la comunidad universal de la Iglesia. Sí, el que cree nunca está solo. Dios nos sale al encuentro.

Hoy se cumplen siete años de la elección como Papa de Joseph Ratzinger, quien el pasado martes celebró su octogésimo-quinto cumpleaños.

Laus Deo.

Créditos:
Extracto de la homilía pronunciada por S.S. Benedicto XVI durante la Santa Misa celebrada en la explanada del Islinger Feld, en Ratisbona, el 12 de septiembre de 2006, según traducción de Lázaro Sanz, tomado de Dios salve la razón, conjunto de textos de diversos intelectuales sobre sobre el dipolo fe-razón, editado por Encuentro en 2008 (pp. 52-53)
Fotografía de S.S. Benedicto XVI que figura en la portada de Dios y el mundo. Una conversación con Peter Seewald, entrevista entre el Cardenal Joseph Ratzinger y el periodista Peter Seewald habida en el año 2000, en la edición de Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores de 2005.

miércoles, 18 de abril de 2012

¿Un país con horizonte?

Esta tarde he llegado a tiempo de ver en Canal Hollywood, creo, el final de Horizontes de Grandeza (a partir de cuando ya se encuentra Gregory Peck en el rancho de Burl Ives para intentar recoger a Jean Simmons y evitar una matanza entre los ‘clanes’ de los Terrill y los Hannassey).

Así pues, me he perdido el principio.


Las consideraciones que por cuestiones de actualidad puedan hacerse a partir del título original de la película o de su versión española, las dejaremos para otra ocasión.

¡Ojalá la magia fuera real!

DUQUE.- Pero convendrá conmigo que la verdadera misión de un rey es recordar a la gente.
PRESTIDIGITADOR.- Yo diría recordar a qué gente debe recordar.

Créditos:
Extracto de Magia, obra de teatro de G.K. Chesterton, según la traducción de Vicente Corbí, edición del 13 de agosto de 2010, por Espuela de Plata, como número 5 de su colección El teatro moderno (pp. 51-52)

Carne a la piedra (sin aceite)

DOCTOR.- Vamos; debe dar a la poesía un poco más de valor. No debemos vivir sólo de petróleo.

Créditos:
Extracto de Magia, obra de teatro de G.K. Chesterton, según la traducción de Vicente Corbí, edición del 13 de agosto de 2010, por Espuela de Plata, como número 5 de su colección El teatro moderno (pág.42)

Fijo que tienen precio

Incluso los editores, los tipos que imprimen los libros, no se dan cuenta de lo que estoy haciendo por ellos. Algunos se resisten a darme crédito porque vendo los libros por lo que valen y no por los precios que ellos les ponen. Me escriben cartas sobre la política de los precios fijos y yo les respondo hablándoles de mi política del mérito fijo. Que publiquen un buen libro y ya verán cómo lo vendo a buen precio. ¡Eso les digo! A veces creo que nadie sabe tan poco sobre libros como los propios editores. Aunque supongo que es algo natural. La mayoría de maestros de escuela no conoce bien a los niños.


Créditos:
Extracto del capítulo 4 de La librería ambulante, de Christopher Morley, según traducción de Juan Sebastián Cárdenas, cuya primera edición de enero de 2012 se ha publicado como número 42 de la colección Largo recorrido, por la editorial Periférica (pág. 43).

martes, 17 de abril de 2012

¿Qué es un prestidicador?

PRESTIDIGITADOR.- Yo mismo he sido periodista, pero creo que el periodismo y la prestidigitación serán siempre incompatibles.
DUQUE.- Incompatibles… Ahí es donde difiero de usted. (…) Nada es incompatible, usted sabe. Excepto marido y mujer, etc. (…)
PRESTIDIGITADOR.- Sólo quise decir que ambos oficios se sostienen en principios opuestos. Lo fundamental para ser un prestidigitador consiste en no explicar una cosa que ha ocurrido.
DUQUE.- Bien, ¿y para el periodista?
PRESTIDIGITADOR.- Bueno; lo fundamental para un periodista es explicar una cosa que no ha ocurrido.

El caso es que Chesterton habla de un periodista, y no de un historiador ni de un historiador-periodista. Pero bueno, aquí está la reflexión.

Créditos:
Extracto de Magia, obra de teatro de G.K. Chesterton, según la traducción de Vicente Corbí, edición del 13 de agosto de 2010, por Espuela de Plata, como número 5 de su colección El teatro moderno (pp. 55-56).

¿Casualidad?

¿No había otra estación para cerrar?
¿Tenía que ser precisamente la del Banco de España?

Créditos:
Detalle de la fotografía de la boca de metro de Banco de España, cerrada, de agosto de 2010, del autor.

Tal vez la bibliometría sea esto

Hace unos días se publicó que con motivo de La noche de los libros, se quería batir un récord de lectores en el Metro de Madrid. Será la mañana de este próximo sábado, es decir, dos días antes del Día del Libro.

Ya tendría que estar decidida la estación del acontecimiento, pero si aún no es así, y siempre y cuando se mantenga en las condiciones en que le hice la foto, sugiero la de Chamartín, así, sin vías, para evitar tropiezos.

La duda que tengo es si para todo esto habrá que pagar billete, aunque es un detalle que no esté todavía en vigor lo que sea de la nueva tarifa.

Créditos:
Fotografías en la estación de Metro de Chamartín de un Bibliometro y de un túnel aún sin la superestructura, de agosto de 2010, del autor.