jueves, 17 de marzo de 2011

¿Qué le pasa a la banda?

A principios de semana se dio publicidad a una nota de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV) en la que expresaba “su preocupación por la falta de riqueza musical de los distintos actos falleros”, proponiendo diversas opciones para mejorar la situación.

Naturalmente, una de las opciones era que las comisiones falleras contrataran las bandas con más músicos presentes. Otra opción, era la de una mayor variedad en las piezas interpretadas (se ve que siempre se trata de “Valencia”, “Paquito el chocolatero” y un par más).

Aunque digo que algo tendrán que ver las bandas en lo que las mismas bandas interpretan, esta mañana he podido confirmar parte de esta última opción. He coincidido en la Plaza de San Agustín con varias comisiones que desfilaban camino de la recogida de premios, por lo que no puedo asegurar qué interpretaban las bandas que las acompañaban. Sin embargo, en la calle Jesús sí he podido oír parte de la interpretación que amenizaba el regreso de una comisión tras recoger el premio. Sin embargo, apenas he podido ‘inmortalizarla’ para la posteridad.

video

Para aquellos que apenas hayan podido identificar la obra, diré que era… “Susanita tiene un ratón”.

Actualización del 18 de marzo:
Este mediodía, al salir de Mercadona, he visto cómo regresaba una comisión de un psacacalle por el barrio. Al pasar jutno a la carpa, la banda estaba entreteniendo la espera hasta el momento de la mascletá, interpretando… los grandes éxitos de ABBA.

4 comentarios:

  1. Cómo gusta el ruido por aquellas tierras: motos,pirotecnia, y bandas de música (esto no es exactamente ruido)

    Un saludo, y que disfrutes de las Fallas

    ResponderEliminar
  2. ¡¡ARREA!!,“Susanita tiene un ratón”,
    muy grande, de verdad que sí.

    Sé que no te consolará, pero desde que todo se va al carajo(todo), en Sevilla también se empieza a escuchar detrás de los pasos de cristos a bandas de cornetas y tambores arrancarse por bulerías, y castigarnos a los fieles con ritmos "lolailos" que bien que se los podrían meter por el culo.
    Toda esta vulgaridad que respiramos y que a mí me asfixia insoslayablemente, en el caso de la semana santa sevillana, comenzó exactamente, cuando la Iglesia empezó a abrir sus brazos a lo frívolo y las guitarritas. El Concilio Vaticano II acabó con muchos sueños, entre ellos, el acceso del pueblo a la belleza en la liturgia.
    Todo está unido.

    ResponderEliminar
  3. Guido: más bien, ritmo, eso sí, a mucho volumen.
    Bate: ¿y qué me dices de la internalización con ABBA, eh? Sobre las causas que comentas, sí puede ser lo que comentas, o al menos, una deficiente gestión de ello.

    Sobre cómo se pasaron las Fallas, como ya he comentado, muy rápido, pero gracias, de todas formas, aunque sea con bastante retraso.
    Un saludo a ambos.

    ResponderEliminar
  4. Léase 'internacionalización', claro.
    Aunque eso de 'internal'... habrá que estudiarlo.

    ResponderEliminar