domingo, 25 de noviembre de 2012

De la oquedad al orden

La oferta de El Corte Inglés ya comentada aquí, me ha tenido esta semana bastante entretenido ordenando mi videoteca.

Además, en el segundo viaje de los cuatro que hice el sábado, me dijeron que la promoción se había prorrogado hasta el jueves, aunque se mantenía el plazo para la redención de los vales hasta este domingo. Por ello, he podido hacer otros tres viajes más.

El resultado final ha sido el siguiente:
Número de ejemplares en formato VHS entregados: 164
Longitud equivalente: 510 centímetros
(tomando como referencia el caso ya comentado de la serie Yo, Claudio: trece volúmenes = 40,5 centímetros.)

Para el nuevo reparto del espacio ocupado (y parte del liberado) he distribuido las películas,básicamente, en seis grupos:
Series de televisión (más o menos).
Películas de guerra, entendidas como tales las de guerras desde 1914.
Películas del oeste.
Películas clásicas, extendido el concepto hasta el año 1975 incluido.
Películas modernas, es decir, desde 1976.
Películas españolas, o en español.

La sorpresa ha sido que en este último grupo hubiera bastante más películas de las que recordaba.

Como curiosidades, la película rodada más tempranamente de entre las que tengo, es El nacimiento de una nación, en 1915, aunque la tengo en un formato de ésos que tienen varias películas en el mismo disco, mientras que en edición específica, se trata de Intolerancia, de 1916. La más reciente no presenta dudas.

En el caso de cine español, la más temprana en su rodaje es Sin novedad en el Alcázar. La más reciente, no sé decir: las (pocas) recientes las tengo por promociones de periódicos (premios Goya y cosas así), y las tengo escondidas.

Lo que tampoco sé aún es el resultado de la campaña de El Corte Inglés. Según parece, se van a donar a una ONG, cuyo nombre todavía no sé. Menos aún sé qué utilidad podrán sacar a las películas en VHS, pero al menos no han ido a la basura, que es lo habitual, y además yo he conseguido algo de descuento para películas en BluRay. Naturalmente, no reclamé vales por todo lo que llevé, pues no los iba a gastar (ya he ganado bastante vaciando estanterías) y de hecho dejé algunos en el departamento por si resultaban útiles a alguien conocido (como así fue).

Créditos:
Carátulas de los ejemplares mencionados.

2 comentarios:

  1. 510 centímetros de estanterías libres.
    ¡Quién los pillara!

    ResponderEliminar
  2. ¡Pues yo! Has llegado tarde. Se siente.

    ResponderEliminar