lunes, 21 de octubre de 2013

Deber el deber

A ball fired from her mizentop [del buque francés Redoutable], which, in the then situation of the two vessels, was not more than fifteen yards from that part of the deck where he [Almirante Horacio Nelson] was standing, struck the epaulette on his left shoulder, about a quarter after one, just in the heat of action. He fell upon his face, on the spot which was covered with his poor secretary's blood. Hardy, who was a few steps from him, turning round, saw three men raising him up.–«They have done for me at last, Hardy!» said he.–«I hope not!» cried Hardy.–«Yes!» he replied; «my back-bone is shot through.»


Presently, calling Hardy back, he said to him in a low voice, «Don’t throw me overboard:» and he desired that he might be buried by his parents, unless it should please the king to order otherwise. Then reverting to private feelings: «Take care of my dear Lady Hamilton, Hardy: take care of poor Lady Hamilton. –Kiss me, Hardy.» said he. Hardy knelt down and kissed his cheek: and Nelson said, «Now I am satisfied. Thank God, I have done my duty.» Hardy stood over him in silence for a moment or two, then knelt again, and kissed his forehead. «Who is that?» said Nelson; and being informed, he replied, «God bless you, Hardy.» And Hardy then left him–for ever.
(...) He said to the chaplain: «Doctor, I have not been a great sinner:» and after a short pause, «Remember that I leave Lady Hamilton, and my daughter Horatia, as a legacy to my country.» His articulation now became difficult; but he was distinctly heard to say, «Thank God, I have done my duty!» These words he repeatedly pronounced; and they were the last words which he uttered. He expired at thirty minutes after four,–three hours and a quarter after he had received his wound.

En los libros de historia suelen quedar reflejados los nombres, actos y palabras de pocas personas, y de menos aún, como es el caso de Nelson, se prodigan biografías. Los demás, sin los que los hechos históricos no hubieran tenido lugar, quedan, en el mejor de los casos, en los archivos, y, con más suerte aún, hasta pueden ser identificados.

Con nombre conocido o sencillamente anónimos, una gran mayoría, especialmente de éstos últimos, «cumplieron su deber».

Por eso, resulta más impresionante el balance realizado por el entonces Mayor General de la Armada don Antonio de Escaño y García de Cáceres, segundo jefe de la escuadra española en la “acción del día 21 de octubre”, de los muertos y heridos habidos en los quince buques españoles.

En tres de ellos (el San Agustín, el San Juan [Nepomuceno] y el Argonauta) el balance es, lacónicamente, un “se ignora”.

Poco más de dos siglos después, lamentablemente, también podemos decir que “se ignora” cuántos de los que pueden, de momento, figurar en futuros libros de historia, están «cumpliendo su deber».

Créditos:
Extractos del capítulo IX (que figura en el segundo volumen) de The life of Nelson, obra de Robert Southey, tomados de la segunda edición realizada en Londres, por John Murray, en 1814 (pp. 262-263, 267-269), de la biblioteca del autor.
Fotografía de Combate de Trafalgar, óleo sobre lienzo de 1870 de Rafael Monleón y Torres, en el Museo Naval, en Madrid, en octubre de 2013, del autor.
Fotografía de la Noticia en guarismo de los muertos y heridos que ha tenido cada buque en la acción del 21 de octubre, según las que se han podido adquirir, manuscrita y firmada, en Cádiz el 5 de noviembre de 1805, por don Antonio de Escaño, en el Museo Naval, en Madrid, en octubre de 2013, del autor.

3 comentarios:

  1. Que gran trabajo en suyo al recopilar tanta informacion y compartirla. Creo y es humilde mi opinión, que el viento jugó un papel importante. Saludos desde Jerez. mbrgarabato@hotmail.com 676915959

    ResponderEliminar
  2. Que gran trabajo en suyo al recopilar tanta informacion y compartirla. Creo y es humilde mi opinión, que el viento jugó un papel importante. Saludos desde Jerez. mbrgarabato@hotmail.com 676915959

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido, Manuel Barrera Romero, y gracias por el ánimo.
    Lo malo es que el viento no fue el único elemento que tuvo en contra la flota hispano-francesa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar