sábado, 28 de marzo de 2015

Completando el ciclo con biciclos

Con el tiempo, esta furgoneta en concreto, elegante con su pintura roja y crema, se convertiría en la más conocida de Hardborough. Era la furgoneta de Brompton's, la tienda de Londres que ofrecía servicio de biblioteca a libreros de provincias, sin importar lo lejos que estuvieran. A petición de Florence, le habían traído los primeros volúmenes, y ella tenía que firmar un compromiso y leer las condiciones que proponía Brompton's.

Por esas vueltas que da la vida, el nombre de la empresa de transportes que en una novela  repartía los pedidos editoriales ha venido a coincidir con el nombre de la empresa en que Bromera, una editorial valenciana, participa para el transporte, mediante bicicletas, de, al menos, lectores.

Créditos:
Extracto del capítulo 4 de La librería, novela de Penelope Fitzgerald, según traducción de Ana Bustelo, tomado de la sexta edición (de agosto de 2010) realizada por Impedimenta (pp. 69-70), de la biblioteca del autor.
Fotografía de la fachada de la tienda de Brompton, en Valencia, esta madrugada, del autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario